article-thumb
   

Trump temió que investigación de Mueller acabara con su presidencia y quiso despedirlo

El Cooperante | 19 abril, 2019

Caracas.- Donald Trump temió que la investigación sobre la trama rusa en las elecciones estadounidenses de 2016 acabara con su presidencia e intentó destituir al fiscal especial Robert Mueller a cargo de esas pesquisas, reveló el informe sobre el caso publicado este jueves.

Lea también — Trump recurrió a Juego de Tronos para alardear sobre su inocencia tras informe de trama rusa

El informe de 400 páginas que tuvo en ascuas a Estados Unidos sustentó las afirmaciones de Trump de que nunca hubo connivencia entre su equipo de campaña y Rusia para influir en las elecciones de 2016 a su favor, según reseñó AFP.

El fiscal general, Bill Barr, dijo en una rueda de prensa que “la investigación no estableció que miembros de la campaña conspiraran o estuvieran coordinados con el Gobierno ruso en sus actividades de interferencia en las elecciones”. Y el mismo Trump destacó más tarde en Twitter que la “votación no fue afectada” por los esfuerzos de Moscú.

Sin embargo, el reporte proyectó una imagen poco favorecedora de Trump revelando que cuando estalló el escándalo quiso destituir a Mueller, después de que la prensa publicara que estaba bajo investigación por obstrucción a la justicia.

Según el texto, el 17 de junio de 2017 Trump se comunicó vía telefónica con su asesor Don McGahn y le dijo que “llamara al fiscal general subrogante y que le dijera que el procurador especial tenía conflictos de intereses y que debía ser destituido”. Sus propios abogados se opusieron.

Poco después de que se divulgara el informe, Trump cantó victoria y dijo: “Hoy tengo un buen día”.

“Game Over” (“Se acabó el juego”), tuiteó el presidente con una imagen en la que aparece de espaldas rodeado de niebla, imitando el estilo de la popular serie Game of Thrones.

El informe llega al panorama político en un momento en que Estados Unidos ya está volcado hacia la campaña presidencial de 2020.

Trump se defendió de las críticas después de las revelaciones de que había querido despedir a Mueller afirmando que “podría haber destituido a todos, incluyendo a Mueller, si hubiera querido”.

“Yo elegí no hacerlo”, dijo Trump también en Twitter.

Informe Mueller. Foto: AFP.

Dudas sobre la obstrucción a la justicia 

La revelación de estas presiones puso en relieve el hecho de que el informe sobre la investigación que duró casi dos años y que incluyó entrevistas realizadas por el equipo de Mueller al círculo de Trump, no exoneró completamente al presidente estadounidense de las acusaciones de obstrucción a la justicia.

“Basándonos en los hechos y en los estándares legales aplicables”, no se puede llegar a la conclusión de que el presidente no haya cometido obstrucción a la justicia, indicó el informe Mueller.

“Si tuviéramos la confianza, después de una investigación sobre los hechos, de que el presidente claramente no cometió obstrucción a la justicia, así lo afirmaríamos”, añadió el informe.

Pese a que no hubo indicios de que hubiera estadounidenses involucrados en la interferencia de los rusos, el texto reveló que el círculo de Trump estaba contento con la posibilidad de hacerse con un poco de ventaja frente a su rival demócrata Hillary Clinton.

El informe Mueller ha agitado los círculos políticos de Washington y proyectado una sombra sobre los dos primeros años de la presidencia de Trump.

El presidente reiteró que la investigación era una “caza de brujas”, mientras los demócratas atizaban durante ese tiempo las sospechas de que se hubiera producido una colusión entre un presidente estadounidense y agentes rusos.

“Es el final de mi presidencia” 

El informe muestra a Trump reaccionando con nervios al escándalo en 2017. “¡Dios mío! Esto es terrible. Es el final de mi presidencia. Estoy jodido”, dijo cuando el entonces fiscal general Jeff Sessions le informó que Mueller, exdirector del FBI, había sido nombrado para conducir las pesquisas, según el informe.

Barr afirmó que Trump no actuó para frustrar las pesquisas, pese a que “hay pruebas sustanciales que muestran que el presidente estaba frustrado y enojado por la convicción de que la investigación estaba lastrando su presidencia”.

Según el fiscal general, la Casa Blanca “cooperó” y “no emprendió ninguna acción que privara al fiscal especial de documentos”.

Comentarios

comentarios