article-thumb
   

TSJ ordenó trasladar de Anzoátegui a Caracas proceso penal contra “Coko” Sosa

El Cooperante

Caracas, 20 de noviembre.- La Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), con ponencia de su presidente, Maikel Moreno, declaró aceptó la solicitud de radicación hecha por el Ministerio Público en la causa seguida contra el actor Manuel Sosa, por su presunta vinculación con el desfalco en la Faja Petrolífera del Orinoco.

Lea también: ¿Un guiso más? El nuevo contrato de Pdvsa con China que devela más sumisión

El máximo juzgado del país informó a través de una nota de prensa que Sosa fue imputado por los delitos de peculado doloso propio en grado de cooperador inmediato y evasión de procesos licitatorios, previstos en los artículos 54 y 60, respectivamente, de la Ley Contra la Corrupción; y asociación, previsto en el artículo 37 de la Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo.

La sentencia N° 397/2017 ordena radicar la causa en el Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas, por lo que ordenó a la presidencia del Circuito Judicial Penal del estado Anzoátegui la remisión inmediata del expediente original que cursa ante el Juzgado 2° de Control de dicho circuito judicial penal a la presidencia del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas, a fin de que sea remitido al tribunal de control, que conozca de la causa principal.

Señala la sala del TSJ que la petición de radicación se enmarca en los supuestos de excepcionalidad que exige la norma adjetiva penal para su procedencia, fundamentándose en delitos graves cuya perpetración ha causado alarma, sensación o escándalo público en la colectividad, capaz de afectar el normal desenvolvimiento del proceso penal, comprometiendo los derechos y garantías de los cuales están revestidos los imputados.


El pasado 4 de octubre el actor fue detenido en Las Mercedes por funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), por un presunto desfalco en la Faja Petrolífera del Orinoco, a través de dos empresas con las que realizó subcontratación de impresoras por 2 millones de dólares.

Comentarios

comentarios