article-thumb
   

Comedor de la UCV, entre la lucha estudiantil y pírrica “ayuda” del Gobierno

Luis De Jesús | 25 enero, 2018

Caracas, 25 de enero.- En lo que va de 2018 las puertas del comedor de la Universidad Central de Venezuela (UCV) no han sido abiertas. Desde hace dos semanas que iniciaron las actividades académicas un gran porcentaje estudiantil se quedó sin el beneficio. Trabajó en “funcionamiento medio” hasta la segunda semana de diciembre.

Lea también: Carne, azúcar y harina en bolsitas: La manera de los venezolanos de enfrentar la escasez y altos costos

Alfredo García, presidente adjunto de la Federación de Centros Universitarios de la UCV,  puntualizó en entrevista a El Cooperante las principales razones por las que el comedor aún se encuentra cerrado. Una de ellas es que, debido a la vieja infraestructura, el comedor universitario tiene algunos de sus elementos básicos dañados, como la caldera, motivo por el cual no opera al 100%.





Los jóvenes se vieron en la obligación de realizar un “potazo” para recaudar el dinero con el que esperan adquirir una nueva chimenea y solventar esta situación. Mencionó además que no se ha realizado el mantenimiento de las cavas en donde se almacenan los alimentos para su conservación porque los recursos llegaron el año pasado “prácticamente el último día de clases”, por lo que esta semana se tiene pautado que se inicie el proceso de saneamiento y otras reparaciones.

“El comedor tiene que entrar desde este miércoles en el proceso de concurso abierto para los licitantes y proveedores que van a servir de los diferentes productos al comedor universitario durante el 2018 y se prevé que aún se encuentre aproximadamente 10 días más sin estar en funcionamiento”, acotó el estudiante a esta redacción.


Aumento de la bandeja de comida, “un logro”

García criticó que desde el Ministerio para la Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología se haya definido como un “logro” el aumento de la bandeja de comida de 2 mil 500 bolívares a 10 mil bolívares. Además, el ente ratificó el suministro proteico, pero el dinero aún no ha sido suministrado a la UCV, según denunció García.

El aumento de las bandejas de comidas se oficializó pocos días después de haber comenzado el período. “Definieron de manera muy satírica como un logro el aumento”, expresó. Por su parte, Ernesto Rodríguez, secretario de reivindicaciones de la FCU-UCV, insistió a este medio que el aumento no está ajustado a la realidad del país y que no saben en qué país vive el ministro Hugbel Roa, “donde cree que con 10 mil bolívares se compra un desayuno, un almuerzo o una cena”.

Le puede interesar: “Pasamos hambre”: El día a día de los trabajadores de mercados “socialistas”

En precio real de la bandeja de comida de un “almuerzo digno”, según cálculos realizados y expresados por el estudiante, debe oscilar entre los 100 mil bolívares y los 140 mil bolívares y “habría que modificarlo a medida de la inflación, no puede ser una tarifa fija”. Explicó Rodríguez que los estudiantes no deben realizar la inversión por la alimentación diaria que se ofrece en la casa de estudios, sino que es el ministerio quien debe enviar al comedor universitario una partida presupuestaria para cubrir los gastos.

Becas no ajustadas a la realidad

Los estudiantes manifestaron su desagravio y rechazo también de la antigua decisión del presidente Nicolás Maduro de aumentar la beca estudiantil a 80 mil bolívares. “Nos preguntamos: ¿en qué cabeza cabe que una beca de 80 mil bolívares al mes un estudiante puede sacar copias, comer, mantenerse en Caracas?”, cuestionó el presidente adjunto de la Federación de Centros Universitarios de la UCV.

Aseguró que esta cantidad de dinero solo alcanza para una semana de pasaje para los estudiantes que viven en zonas foráneas como Los Valles del Tuy, Guatire y Guarenas. Asimismo, García desestimó que el Gobierno nacional haya anunciado la entrega de un bono de 700 mil bolívares a mujeres embarazadas y no asignar becas adecuadas a la situación del país a los universitarios.

Rodríguez coincidió con que este aumento de beca “tampoco representa ningún tipo de ajuste coherente ante la situación avasalladora, eso no alcanza”. También criticó que Roa haya realizado una “visita escondida” a la UCV y no se ha dedicado a reunirse con los estudiantes, quienes conocen las problemáticas del recinto y que tampoco haya realizado un recorrido por las instalaciones.

Los dirigentes se reunieron el pasado martes 23 de enero con el viceministro Carlos León Mora, quien mostró “mediana voluntad” ante las exigencias claras que realizaron los estudiantes sobre las condiciones en las que se encuentran. En el encuentro, León Mora reconoció que el aumento aplicado a las bandejas de comida no es suficiente, pero que “están haciendo los esfuerzos para que el aumento sea un poco más ajustado a la realidad económica”.

Comentarios

comentarios