article-thumb
   

Un autoretrato refleja los largos y trágicos días de Leopoldo López en Ramo Verde

Admin

Lohena Reverón.- El líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, en huelga de hambre desde hace 18 largos días, mata el tiempo y la necesidad de comer gracias a su nueva afición por la pintura. Las musas llamaron a su celda de la prisión militar de Ramo Verde de la mano de sus dos hijos. Manuela, de cinco años, y Leopoldo, de dos, despertaron de forma trágica su amor por el arte. “Empezó a pintar para decorar el cubículo de 2×3 en el que está aislado y así hacer el lugar más amable para los niños”, explica su hermana Diana López.

Según la reseña el diario El Mundo de España sobre López, encarcelado desde el 18 de febrero de 2014 en la prisión de Ramo Verde, este se ha convertido en pintor entre los barrotes. Una distracción alentada por su hermana mayor, Diana, la artista de la familia.

El opositor venezolano comenzó a dibujar por amor. Decidió convertir su celda en una suerte de “Jardín de infancia” para que sus hijos no se asustaran los días de visita. Ahora en lugar de mugrientas paredes y un diminuto ventanuco los pequeños fijan sus ojos en águilas, toros y apacibles paisajes. Y parece que López consiguió su artístico objetivo porque en esa celda de castigo decorada con sus dibujos Leopoldo junior dio sus primeros pasos.

Leopoldo ha perdido 13 kilos

La última persona que vio al político venezolano tras las rejas de la prisión de Ramo Verde fue Diana. “Está muy delgado, ha perdido 13 kilos. Pero me dijo que se sentía bien y que aún tiene fuerzas para seguir luchando”, explica. Como de costumbre desde hace ya más de un año acudió al penal junto a su madre. Pero la visita del pasado sábado fue más breve de lo normal. “Sólo nos dejaron hablar con él cinco minutos y siempre tras una reja. No pude tocar ni comprobar de cerca cómo se encontraba mi hermano”.

La conversación familiar no fue privada. Estaban rodeados de efectivos militares que portaban armas de fuego pero aun así hablaron de los presos políticos, de Felipe González y del Papa. Diana iba armada con dos libros y varios periódicos (entre ellos un ejemplar de ‘El Nacional’). Pero esta vez no pudo hacer entrega de tan peligrosa munición. “Mi hermano me pidió la prensa y un libro, pero en esta ocasión no me permitieron darle nada, excepto un rosario bendecido por el Papa Francisco. Es una persona muy religiosa”.

Quiere que termine la huelga de hambre

Diana López dice que Felipe González asesoró a sus abogados y trató sobre asuntos técnicos de la defensa de cada uno de los casos, además asegura que el expresidente del Gobierno español prometió a las familias que seguirá con la campaña de apoyo internacional y reiteró que «su compromiso es pleno» con la causa de los presos políticos.

“Como cualquier hermana”, Diana quiere que Leopoldo “abandone la huelga de hambre” y exige al Gobierno de que garantice su integridad física. “No sabemos cuál es su estado de salud realmente porque el Gobierno no ha permitido que un médico de la familia le examine”, confiesa con gran pesar. “Sólo bebe agua y suero y estamos muy preocupados”.

Con información de elmundo.es

Comentarios

comentarios