article-thumb
   

Una tradición religiosa imposible: Para comprar pescado se necesita Bs 1 millón

El Cooperante | 26 marzo, 2018

Caracas, 26 de marzo.-  Desde hace por lo menos cinco años la tradición de comer pescado en Semana Santa es un verdadero lujo para los venezolanos. Los precios de los más baratos este año subieron, dependiendo de la especie, hasta  más de un 1000% en comparación a 2017.

Lea también: Sarampión, la epidemia que ha traspasado fronteras por negligencia gubernamental

En un recorrido por el mercado de Chacao, Catia y pescaderías en el centro de Caracas, el alimento  sobrepasa los 50o mil bolívares.  Y es que son muchos los venezolanos que hacían su sacrificio y cumplían con la tradición de la abstinencia de comer carne, pero la historia es otra.





Los comerciantes insisten que esta fecha, pese a lo que muchos creen, no hay mayor ganancia, son pocos quienes pueden comprar pescado y la demanda por ende es baja. Ciertamente tienen razón,  fueron pocas las personas que compraron en los lugares visitados por esta redacción, muchos salieron con bolsas de sardinas, cuyo kilo está en los 90 mil bolívares, cuando el año pasado para tal fecha se conseguían en 4000 bolívares. 

En el mercado de Chacao son pocos los que se quejan de los precios de los pescados al igual que en otros locales en el sector, sin embargo, no faltaba quien soltara un “¡está carísimo!”.

“Yo voy a comer es pura sardina, para nosotros es obligatorio no comer nada de carne en Semana Santa”, dijo Josmery Rojas a El Cooperante. Efectivamente, la sardina fue uno de los productos más comprados que se observó durante la visita de varios comercios.





Lo más “barato”

En 2017, para  ahorrar un poco más, los venezolanos optaban por el cazón o el atún, pero esto resulta ya casi imposible. Ambos están en las pescaderías del centro de Caracas entre los  670 mil bolívares y los 700 mil bolívares.

 

Una gama de opciones

Los pescados como el tajalí, lebranche, la raya o el roncador llegan casi a los 400 mil bolívares.  En el caso del parguito, pasa el medio millón de bolívares.  La corvina en Catia se consigue entre el 1,7 millones, mientras que en el este de la ciudad alcanza los 2 millones.

Los mariscos, un desafío mayor

El consumo de mariscos también es normal en la época. Hasta 2017, el kilo de calamar estaba en 17.000 bolívares y el de camarón en 25.000 en las pescaderías. Ambos ahora alcanzan casi el millón de bolívares.

Con estos precios, los comerciantes consideran que serán muy pocos los venezolanos que puedan cumplir con su tradición en Semana Santa, pues un kilo de carne que rinda más se consigue en los mercados populares en 400 mil bolívares.

Comentarios

comentarios