article-thumb
   

La restauración del Humboldt que duró años por retrasos y costó varios millones

El Cooperante | 9 mayo, 2018

Caracas,  9 de mayo.- Fue el 08 de octubre del año 2007, cuando el entonces presidente, Hugo Chávez Frías, ordenó la expropiación del complejo turístico del Teleférico de Caracas, el cual era manejado desde su reapertura, en el año 2001, por el Consorcio Inversora Turística Caracas (ITC), con el famoso nombre de “Ávila Mágica“, y decretó la restauración del Hotel Humboldt, el cual, para esa fecha, tenía 26 años sin ofrecer alojamiento, tras múltiples intentos fallidos de los Gobiernos anteriores por recuperarlo.

Lea también: Los intentos fallidos del Parque Bolívar: El sitio con olas y pista de F1 que Caracas aún espera

Ahora, bajo el nombre de Waraira Repano y en manos del Ministerio para el Turismo, la restauración de la infraestructura se planificó para el año 2010, sin embargo, 11 años más tarde,  se invirtieron  miles de millones de bolívares en su rehabilitación, que según afirmó Nicolás Maduro, ya está listo y “rehabilitado”.





La primera inversión

No fue hasta el año 2012, fecha para la cual se había prometido concluir la construcción del teleférico hacia el Litoral, que se realizó la primera inversión monetaria para recuperar el emblemático hotel. De acuerdo con una investigación publicada por Contrapunto, la comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN), presidida entonces por el actual presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Ricardo Sanguino, aprobó la suma de 397 millones de bolívares a Venetur S.A., destinados a la restauración del Humboldt.

No alcanzó el presupuesto

Más tarde, en 2013, el Parlamento venezolano aprobó otra suma por 14.716.237  bolívares, para la compra de siete ascensores y además para el revestimiento de pisos de mosaicos, paneles de aluminio y manillas de cierre. En este sentido, ese mismo año, el entonces ministro para el Turismo, Andrés Izarra, informó que se invertirían otros 450 millones de bolívares para finalmente abrir sus puertas en el primer semestre de 2014.


Le puede interesar: “Guisos”, desfalco y obras inconclusas… la realidad de Odebrecht que Maduro no dice (+Fotos)

Hasta la fecha, los avances de la obra habían sido culminados en un 50%, sin embargo, no fue posible terminar el resto en los meses siguientes, y en septiembre de 2014, con Nicolás Maduro al mando, se reformuló la entrega del proyecto, y se pospuso para el primer cuatrimestre de 2015, año en el cual estaría más que culminada la restauración.

“El primer cuatrimestre del próximo año, en abril, estaremos recuperando y entregando a nuestra Patria, y al motor de turismo nacional e internacional, esta obra gigantesca”, señaló entonces, y aprovechó además para promocionar el teleférico del Litoral, el cual, a pesar de contar con dos años de retraso, aseguró estaría listo en los siguientes 36 meses, y aprobó  650 millones de dólares para su ejecución.

Un añito más…

Pero la realidad de la inconclusa obra, tocó nuevamente en el bolsillo, y en diciembre de 2015, el presidente de la AN, Diosdado Cabello, asignó otros  400 millones de bolívares, a través de la Fundación Propatria 2000, para la “continuación” de los trabajos en la rehabilitación del hotel.

Lea además: ¡Millones de dólares! La inversión del Gobierno de Maduro para reprimir a sus opositores

Cuatro meses más tarde, en abril de 2016, el Jefe de Estado, realizó un recorrido para comprobar los avances de la obra, la cual, después de dos años, solo había avanzado en un 20%, para un total de 70% de rehabilitación, por lo que en los siguientes seis meses, estaría terminada, sin embargo, seis meses después, solo se dio a conocer que el Banco Bicentenario del Pueblo, de la Clase Obrera, Mujer y Comunas, también intervendría para “apoyar” el proyecto.

Tampoco en 2016

Mientras tanto, a un año del anuncio, la restauración de los 14 pisos y las 70 habitaciones del Hotel Humboldt, continúa “a paso de vencedores”, por lo que en abril de 2017, Maduro aprobó 22.554.000 bolívares para poner fin a la inversión, asegurando que “este año debe estar terminada“.

“En los próximos meses…”

El  vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, anunció en septiembre, que los avances de la construcción han avanzado hasta un 70%, por lo que “en los próximos meses Venezuela tendrá su hotel Humboldt con los mejores servicios, atención para sus visitantes lleven de Venezuela los recuerdos más hermosos”. Sin embargo, no especificó si estará listo antes de que culmine 2017.

Le puede interesar: ¡Tras 10 años! Hotel Humboldt tiene 70% de avance en “restauración”, según El Aissami

Asimismo, detalló que se han invertido alrededor de 30 mil millones de bolívares para restaurar la icónica infraestructura. Tras 10 años de promesas y más de cinco ministros a cargo del proyecto, la estrella arquitectónica del cerro El Ávila, aún está a la espera para recibir a sus nuevos huéspedes.

 

article-thumb

Cobrarán en Petros

El presidente de la República, Nicolás Maduro, reinauguró  -como parte de campaña electoral-  el viernes 4 de mayo el Hotel Humboldt  donde aseguró que “estos hoteles y todos los hoteles del país están” autorizados en cobrar en divisas, pero, sobre todo en Petros. “Estos hoteles y todos los hoteles del país están autorizados en cobrar en divisas, y el Hotel Humboldt va ser el primero en cobrar sus servicios en Petros”, puntualizó durante su recorrido por las instalaciones, ya que, a su juicio, “va a repotenciar el turismo de la localidad”.

El mobiliario, reconstruido en su totalidad, en una de las habitaciones del piso 1 rememora los tiempos de Marco Pérez Jímenez, cuando el hotel funcionaba. “Este hotel es un ícono y patrimonio arquitectónico que me dejó el presidente Hugo Chávez. Le estamos entregando al turismo nacional una joya arquitectónica”, expresó Maduro en cadena nacional de radio y televisión.

Los trabajos de restauración del hotel en la cúspide del Ávila fueron guiados por   Gregory Vertullo, el último asistente del arquitecto Tomás Sanabria. En medio de la dura crisis del país, el hombre trató de  domesticar los ánimos y gustos del gobierno de turno.  La estancia podría costar 1.000 dólares la noche y sería utilizado para alojar a altos mandatarios. La hija del arquitecto Tomás Sanabria, Lolys Sanabria, indicó para El País de España que parte del abandono que sufrió el hotel se debe a la lejanía que tiene con respecto al resto de la ciudad.

Comentarios

comentarios