Connect with us

La Lupa

Una hija de Putin se cambia el nombre para evadir las sanciones 

Si bien se sabía que Vladimir Putin tenía dos hijas, se habían convertido en un tema tabú en los medios de ese país. Hasta que el secretario de prensa de Putin, Dmitry Peskov, confirmó los rumores sobre la existencia de las herederas del jefe del Kremlin

Publicado

/

Caracas.- Por primera vez, el Kremlin reconoce oficialmente que Yekaterina Tikhonova y Maria Vorontsova son las hijas del presidente Vladimir Putin luego de que Estados Unidos y la Unión Europea las incluyeran en la lista de personas sancionadas. Otra de sus hijas, producto de una relación extramarital, es millonaria ha sido acosada terriblemente en las redes 

Lea también: Revelan video que muestra a tropas rusas disparando contra ciclista ucraniano en Bucha

Si bien se sabía que Vladimir Putin tenía dos hijas, se habían convertido en un tema tabú en los medios de ese país. Hasta que el secretario de prensa de Putin, Dmitry Peskov, confirmó los rumores sobre la existencia de las herederas del jefe del Kremlin una vez que el Departamento del Tesoro de EE. UU. publicó sus nombres en la más reciente lista de personas sancionadas y que contenía sus dos nombres: Vorontsova ( que utiliza el apellido Faasen), nacida el 28 de abril de 1985 en Leningrado, y Tikhonova (que usa el apellido Shamalov), nacida el 31 de agosto de 1986, en Dresde.

Ante el anuncio de las sanciones, Peskov dijo que Moscú respondería a las sanciones contra las hijas de Putin y “lo haría como mejor le parezca”, pero según los medios rusos la hija mayor del presidente está tratando de evitar la publicidad y las sanciones cambiando de nombres y de documentos. Hasta ahora ella era conocida por el público como Vorontsova Faassen.


En 2010 hubo rumores de que ella se casó con un empresario holandés, el director de Gazprombank, Jorrit Faassen. Los jóvenes se establecieron en los Países Bajos y en 2012 se convirtieron en padres. Y en 2013, la otra hija se casó con el hijo de un buen amigo de su padre, el empresario Kirill Shamalov, pero después de 5 años la pareja supuestamente se divorció.

Hasta ahora, no solo el propio presidente de la Federación Rusa no admitía públicamente que ambas fueran sus hijas, sino que ellas mismas lo habían negado categóricamente.

Advertisement

Sin embargo, después del comienzo de la guerra en Ucrania, que ha cobrado miles de vidas , la atención pública hacia ambas aumentó drásticamente. De hecho, activistas rusos en Francia pintaron banderas amarillas y azules en la lujosa casa vacacional Yekaterina Putin ubicada en Biarritz.

Vladimir Putin sabe cómo "borrar" a las personas de su vida hábilmente. De sus hijas no se supo nada hasta ahora, al menos en Rusia, porque el padre deseaba que el público no supiera nada de ellas. Y algo similar hizo con la madre de ambas, Lyudmila, quien después del divorcio en 2013, cualquier información sobre ella desapareció de todos los sitios y medios de ese país. Y de sus otros hijos, menos.

Se rumora en las redes que Putin tiene tiene otra hija, Louise Rozova, una chica de 19 años considerada una de las personas más ricas de Rusia y quien vive en Mónaco junto a su mamá, Svetlana Krivonogikh, quien fuera amante de Putin. Según la web rusa Proekt - cuyos periodistas tuvieron que huir de Rusia luego de publicar esta información- ella nació de la relación de Putin con quien fuera una antigua empleada de limpieza y es ahora una "empresaria" multimillonaria. Svetlana Krivonogikh cuenta hoy con una importante participación en el banco Rossiya Bankbut, entidad de la que es máximo accionista un amigo íntimo de Putin. Pero después de la invasión a Ucrania, su hija ha sido acosada en su cuenta de Instagram (@LUIZAROZ_), donde se evidencia el gran parecido físico con su papá, cuenta que ha decidido congelar debido a los insultos cotidianos a que ha sido sometida.

También se asegura que la actual amante de Putin, Alina Kabaeva (una ex gimnasta olímpica y diputada al parlamento ruso), estaría oculta en un búnker en Suiza junto a sus cuatro hijos también de Putin, según publicó el New York Post. Una pésima noticia porque a las sanciones contra las hijas reconocidas por Putin, se sumaron ahora las de Suiza, país que ha congelado activos rusos por valor de 8.000 millones de dólares así como diez lujosas propiedades de ciudadanos rusos ubicadas en Ginebra y Berna, dinero donde probablemente este el sello del presidente ruso.



Advertisement

Tendencias