article-thumb
   

#UnCrimenUnaHistoria: Canserbero, el guardián del rap y su infausto final

Lysaura Fuentes | 13 agosto, 2018

Caracas.- “Llorando mi cadáver recorrí mi velorio, se trataba de mi muerte, al caminar lamenté irme de este mundo sin terminar la misión por la que ando penando”, un tema que desató una premonición de lo que ocurriría ese 20 de enero de 2015, cuando uno de los más significativos intérpretes del rap había dejado el mundo terrenal para ir a otro plano, una muerte que marcó un precedente y un legado que aún continúa latente.

Lea también: #UnCrimenUnaHistoria: Adriana Urquiola, la muerte de dos inocentes a manos del “Capitán Bolívar”

En esta edición de Un Crimen Una Historia recordaremos la muerte de Tyrone José González Oramas, conocido en el mundo del rap como Canserbero.

Canserbero, de la jerga del latinismo “perro cerbero”, que significa “guardián” de la mitología griega, como decían sus conocidos era una “conciencia despierta” que vivió en Caracas hasta los cuatro años y luego se fue con sus padres a Maracay, estado Aragua, donde dio inicio a su pasión por la música.

En esta entidad, situada en la región central de Venezuela, Tyrone y sus padres se establecieron y al morir su madre, cuando tenía tan solo nueve años, quedó al cuidado de su padre.


Cuando ya tenía 11 años comenzó a practicar con ritmos relacionados con el Reggaetón, pero la muerte de su medio hermano, en medio de un hecho de violencia, lo llevó a interesarse por el lado más crítico de la música, el Hard Rock y el Hip Hop de los años 90.

Para ese tiempo, Canserbero conoce a Manuel Galvis, conocido como “Blackamikase” y al productor Leonardo Díaz, llamado “Afromak”, con quienes inicia un proyecto titulado: “Códigos de Barrio”, influenciado por Comando 57 (Sombra y Afromak) y Supremacy Hip Hop Clan (Lil Supa y Daniggaz).

Para el año 2003, Canserbero conoce en clases de informática a Lil Supa, otro importante expositor del Hip Hop en Venezuela, quien lo invita a grabar varios temas del género rap conciencia (que se refiere a temas que incluyan activismo político, el rechazo a la delincuencia y a la violencia), ingresando a una producción con el nombre de “Basyco” (Base y Contenido) integrada por varios artistas del género.

Tras esa conexión musical y de hermandad, entre Canserbero y Lil Supa, juntos grabaron un álbum titulado: “Índigos, Can+Zoo”, que llegó a ser un impacto destacable en la movida nacional y latinoamericana del rap.

La voz de Canserbero comenzó a hacer un eco y un despertar en el Hip Hop venezolano y se convirtió en un ícono, principalmente con el rap conciencia.
Durante su carrera lanzó varios álbumes como solista, entre ellos Vida (2010) y Muerte (2012), además de otros temas como “Pensando en ti”, “Maquiavélico”, entre otros.

El tema “Muerte” fue polémico, debido a que sus letras estuvieron cargadas de furia y desconsuelo ante la muerte. Sus temas eran como un diario de su vida, sin embargo estaban destinados a ser exitosos.

 

En 2013 Canserbero con el rapero Apache, realizan el proyecto “Apa&Can”, que los llevó a entablarse como artistas del momento y con ello propasaron fronteras.

En 2014 realizó un proyecto de cinco temas, producido por el mismo. Para 2015 ya había regresado a Venezuela de una gira por Latinoamérica, sin saber que su vida tendría un final trágico.

Una muerte llena de misterios

Era la mañana del 20 de enero de 2015 cuando Canserbero fue encontrado muerto en la parte baja de un edificio llamado Camino Real de la urbanización Andrés Bello de Maracay, estado Aragua.

Su cadáver yacía en la entrada del edificio, estaba boca arriba, tenía su blue jeans más abajo de las rodillas y se encontraba descalzo. Por otro lado, en un apartamento del piso 10 del edificio estaba el cadáver, con múltiples puñaladas, del bajista del grupo Zion TPL, Carlos Molnar.

Los alrededores del lugar se llenaron de curiosos, queriendo saber de quién se trataba. La noticia sobre su muerte se comenzó a conocer tanto entre sus familiares, sus amigos y sus colegas. Un hecho que conmocionó tanto a escala nacional como en México, Perú y otros países, a donde llegó con su música.

Desde ese momento, las versiones sobre el hecho se cruzaban, una de ellas manifestaba que Canserbero había ingresado al apartamento, donde estaba el bajista con su esposa Natalia Améstica. En ese momento el rapero sostuvo presuntamente una discusión con el bajista y lo habría apuñalado hasta quitarle la vida para luego lanzarse del décimo piso. Todo esto, según, lo había realizado en medio de un ataque de esquizofrenia, que luego fue desmentido por sus familiares en un comunicado:

Sentimos necesidad de imperar en el rechazo rotundo hacia toda especulación que gira en torno a su salud mental (…) Exigimos vehementemente respeto a los medios de comunicación que, de manera irresponsable y poco profesional, han hecho eco de opiniones y conjeturas de terceros que desconocen las circunstancias en las que se produjeron estas lamentables pérdidas. Sostenemos que, si bien es valiosa la primera versión alrededor de lo que se supone aconteció, esto no apaña el afán que albergamos de esclarecer a plenitud lo ocurrido, partiendo del principio legal universal de contar con el beneficio de la duda

También se daba a conocer otra versión que apuntaba a un hecho pasional, que habría desencadenado una discusión entre Canserbero y Molnar, en el que el bajista había encontrado a su esposa con el rapero y luego lo habría lanzado por la ventana, posteriormente Améstica le propinaría varias puñaladas a su esposo hasta quitarle la vida. También se manifestaba que Canserbero presuntamente apuñaló a Molnar en defensa propia, luego de ser descubierto, para después lanzarse por la ventana, un móvil que fue descartado por el Cicpc, sin una razón aparente, debido a que hasta la fecha se desconoce qué ocurrió realmente en aquel apartamento.

La única testigo de este hecho fue Natalia Améstica, quien de forma repentina se fue de Venezuela, días después de lo ocurrido, una situación que generó desconfianza entre familiares, conocidos y seguidores del artista.

Las autoridades se mantenían con un hermetismo en este caso y las interrogantes continuaban sin una respuesta.

Durante las investigaciones los pesquisas no consiguieron récipes médicos, ni registros de consultas o terapias con psicólogos, que dieran señales de una “crisis psicótica” previa en Canserbero. También tras los exámenes forenses no se encontraron mayores rastros de la sangre de Molnar en el cuerpo de Canserbero, a pesar de que el bajista recibió varias puñaladas.

Además, otros detalles de este caso que generaron intriga fue que la ventana de la cocina, desde donde cayó Canserbero, era de romanillas y todos los vidrios fueron extraídos previamente, pero después del hecho fueron colocados nuevamente.

Otro punto también fue la desaparición de 6 mil dólares en efectivo, que consiguió el artista durante su gira por Argentina y Chile, un hecho que hasta ahora sigue siendo un misterio.

Testimonios

Jorge Herrera, quien fuera productor de Canserbero y de otros reconocidos artistas, aún rememora al rapero y el legado que dejó en el género musical.  “La primera vez que lo vi, fue actuando en un show en Maracay, estaba muy encendida la movida de Maracay, una de las zonas más calientes del rap en Venezuela. Yo fui con Apache y estaba Lil Supa también, se encontraba en la escena del rap, desde ese entonces ya se le veía el talento, más tarde durante la relación musical entre Apache y Can deciden realizar un disco y me lo dan para que yo lo mezcle,  que es el tema Ready, luego deciden realizar algo más completo e igualmente me asignaron la mezcla”, contó.

Herrera recuerda a Canserbero como un artista “alegre, no festivo, pero era de buen espíritu, a pesar de que la gente decía que con sus letras era un tipo oscuro, pero a mi criterio, para nada, siempre hacía bromas, chiste, una persona agradable, muy inteligente, que tenía una cultura profunda”.

Al productor aún le parece “cuestionable” como ocurrieron los hechos. “Nunca lo creí capaz, fue una situación muy confusa como se dio a conocer y hay tan poca información que, desde mi punto de vista, que él se haya visto envuelto en toda esa situación, se me hace muy difícil de creer, es cuestionable”, señaló.

Jorge Herrera, Productor de Canserbero (Foto: Lysaura Fuentes)

Pide que no se olvide el caso y que se investigue a fondo lo que sucedió ese día fatídico. “Esa persona que estuvo en el momento del hecho es la única que puede decir qué ocurrió, sería bueno por el bien, por honrar a esas dos personas que murieron esa noche, aparezca y hable, que se siga la investigación, aunque creo que está engavetada y es una lástima, porque sería bonito ver que haya justicia, no solamente por ser un artista reconocido en el mundo, sino también por ser un buen amigo y una buena persona”, dijo

En la actualidad el productor de Canserbero todavía rechaza lo que se dijo en aquel entonces, de que presuntamente sufrió una crisis psicótica. “Yo compartí un tiempo considerable con él para haber notado, en caso de que hubiese tenido alguno de esos síntomas (de psicosis) o alguna actitud depresiva, siempre estaba de buen humor, era reservado, pero nunca lo vi en alguna situación depresiva o de psicosis”. 

El equipo de El Cooperante se contactó con los colegas de Canserbero, pero ninguno quiso declarar sobre este tema. La muerte del rapero continúa siendo un misterio, como se ha presentado con otros hechos, sin embargo su legado permanece en aquellos que siguieron paso a paso su música, también en sus colegas del rap y persiste en la memoria de sus seres queridos.

“Y no muere el que se va, sólo muere el que se olvida”, Canserbero 1988-2015.

Comentarios

comentarios