article-thumb
   

#UnCrimenUnaHistoria: Danilo Anderson, el fiscal del carro bomba sitiado en Caracas

Lysaura Fuentes | 13 marzo, 2018

Caracas, 13 de marzo/Foto: Henry Tesara.- Los Chaguaramos tiene sus virtudes, es uno de los pocos rincones de Caracas que tiene una variedad de árboles que brindan sombra y sensación de naturaleza en medio de una agitada ciudad.

Lea también: #CronicaLetal: 400 dólares que desataron el infierno y lo llevaron a la tumba

Cuando deambulas por sus calles, observas al vecino leer su periódico, como de costumbre, otros disfrutan de un jugo natural o una cocada, mientras que los transeúntes caminan de un lado a otro para llegar a sus destinos. Como en cada sector de la ciudad, cada calle y avenida tiene relatos que contar, algunas no pasan de rumores, pero otras quedan marcadas como uno de los sucesos más importantes y viciados de la historia venezolana.

En la primera edición de Un Crimen y una Historia, El Cooperante abordará uno de los casos más relevantes en el mundo de los sucesos, se trata del asesinato del fiscal Danilo Anderson, un caso que desató la atrocidad en un crimen, las irregularidades, el hermetismo y las detenciones con más acusados que culpables.

El crimen

Eran las 11:00 de la noche del jueves 18 de noviembre de 2004 cuando se escuchó un estruendo en la urbanización Los Chaguaramos, específicamente en la avenida las Ciencias con calle Vargas.


Foto: Lysaura Fuentes (En la actualidad todavía se mantiene el monolito realizado para homenajearlo)
Foto: Lysaura Fuentes (En la actualidad todavía se mantiene el monolito realizado para homenajearlo)

Los vecinos, quienes mayoritariamente dormían para ese momento, salieron de edificios y casas cercanas para verificar qué había pasado. El estruendo fue originado por una explosión que había generado daños en los inmuebles cercanos, reventando los vidrios de las ventanas. Al detallar el acontecimiento se percataron que la explosión se había generado en una camioneta Toyota Autana, donde su tripulante se encontraba carbonizado y sin vida.

Foto: Lysaura Fuentes (En la actualidad todavía se mantiene el monolito realizado para homenajearlo)
Foto: Lysaura Fuentes (En la actualidad todavía se mantiene el monolito realizado para homenajearlo)

Para los vecinos no era común que esto ocurriese a diario, se manifestaron asombrados y querían conocer, quién era la persona que yacía dentro del vehículo quemado.

Un hombre de poder

Nacido en Caracas, Danilo Anderson estudió Derecho en la Universidad Central de Venezuela (UCV) y se especializó en criminología y leyes ambientales. Después de un tiempo trabajó en bufetes de abogados y fue fiscal tributario entre 1993 y 2000. Anderson se manifestaba como un izquierdista radical, que a pesar de sus opiniones era considerado por varios como uno de los más destacados y brillantes fiscales del Ministerio Público.

Las investigaciones que inició Anderson buscaban destapar crímenes políticos y homicidios ocurridos durante el golpe de Estado de abril de 2002 contra Hugo Chávez Frías. Además estaba investigando a banqueros y sus vinculaciones con el Alto Gobierno.

Foto: Lysaura Fuentes (La esquina donde su vehículo impactó tras la explosión)
Foto: Lysaura Fuentes (La esquina donde su vehículo impactó tras la explosión)

Los casos que estaba llevando el fiscal fueron la sentencia de muerte cuando le colocaron dos explosivos C-4  debajo de su asiento de piloto, en el vehículo en el que se trasladaba desde el Instituto Universitario de la Policía Científica (Iupolc), situado en Bello Monte, hasta Los Chaguaramos, donde quedó su vehículo carbonizado frente a un negocio de reparación de aire acondicionado automotriz.

Las comisiones policiales y de la Policía Técnica Judicial (PTJ), conocida actualmente como Cicpc, llegaron al sitio a realizar las investigaciones del caso.

Al lugar se apersonaron además personalidades políticas como el entonces vicepresidente José Vicente Rangel, quien llegó al lugar del evento de forma inesperada, hecho que repudió y causó suspicacia en Marisela Anderson, hermana de Danilo Anderson, quien relacionó a Rangel con la muerte del fiscal y dijo para El Universal: “José Vicente está detrás de los banqueros que mi hermano quería meter preso por hechos de corrupción. Nadie me quita de la cabeza esa hipótesis”.

Foto: Lysaura Fuentes (La esquina donde su vehículo impactó tras la explosión)
Foto: Lysaura Fuentes (La esquina donde su vehículo impactó tras la explosión)

Tras las investigaciones del caso resultaron detenidos y condenados a más de 29 años de prisión los excomisarios de la PTJ y Disip, Otoniel y Rolando Guevara, respectivamente, quienes cumplen su pena en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebín) en El Helicoide.

Los testimonios

En la actualidad la zona donde ocurrió el hecho se mantiene como que si no hubiese transcurrido el tiempo, a  excepción de ciertos cambios de carteles y color de los negocios y edificios cercanos.

Aún reposa frente a la frutería La Gran Riviera un monolito realizado a Danilo Anderson para homenajearlo. La frase: “Los enemigos del pueblo pretendieron silenciar la verdad cuando asesinaron a Danilo Anderson, pero la explosión que lo mató retumbó en el corazón y la conciencia de los venezolanos, para recordarles cuanto queda por hacer. Gobierno y pueblo Bolivariano honran la memoria del fiscal valiente”, todavía se vislumbra en la parte trasera del monumento y los vecinos aún recuerdan los momentos cruciales del hecho.

Foto: Lysaura Fuentes
Foto: Lysaura Fuentes

Miguel Ibarra, quien es dueño de una charcutería de la zona, todavía recuerda lo que vivió cuando asesinaron a Danilo Anderson.  “Ese día en horas de la noche siempre había afluencia de vehículos en la zona, pero en un momento todo se paralizó, en  la calle habían bomberos, policías, mucha gente, incluso llegó Juan Barreto”, dijo.

“Por lo que se conoció en ese momento el explosivo C4 tenían que activarlo con un control, muchos rumoreaban, principalmente las personas que estaban asomadas en las ventanas de los edificios vieron que una persona, que estaba como a media cuadra del hecho,  se lanzó del asiento copiloto de un vehículo. Fue algo bastante raro, la explosión fue muy fuerte, reventó algunos vidrios se abrió un hueco en la calle, en el lugar de la explosión, luego del hecho pasaron como cuatro días en el que los funcionarios no dejaban que nadie pasara por la calle del suceso”, contó.

Sabatino Andrés Nacci, quien lleva viviendo 56 años en Los Chaguaramos rememoró el suceso que llevó a la muerte de Anderson. “Alrededor de las 9:00 de la noche yo estaba en una pizzería cercana a la zona donde ocurrió el hecho, luego me fui a mi casa y se registró la explosión horas después. Se rompieron los vidrios, había un hueco en el piso donde explotó el carro. En ese momento salió todo el mundo”, dijo el residente de la zona.

Por su parte Manuel Castro, quien lleva 50 años viviendo en el sector, también recordó extractos de lo ocurrido. “Cuando yo escuché la explosión pensé que se trataba del estallido de un transformador y cuando salí de mi casa vi a la gente que se acercaba al carro, donde estaba Danilo Anderson, sin saber que había pasado, hasta que vimos el cuerpo”, reveló.

Durante las investigaciones del caso en ese mismo año del hecho fue abatido en un supuesto tiroteo en Plaza Venezuela un hombre identificado como Antonio López Castillo, a quien lo investigaban por la presunta posesión del C4 con el que mataron a Danilo Anderson.

Sandra Guerrero, la reconocida periodista de sucesos con más de 30 años de trayectoria, a quien le tocó cubrir este emblemático suceso, recuerda como si fuera ayer lo que ocurrió.

Cuando sucedió el hecho conversamos con familiares, con funcionarios, pero la mayoría de la información se obtuvo de forma extraoficial. Eso fue noticia durante varios días, algunos detalles no se publicaron porque no había una confirmación, recuerdo al testigo estrella del caso, un sujeto que dio una versión y luego se retractó, por lo que dos exagentes aún se mantienen detenidos por este suceso. Esa muerte de Danilo Anderson fue totalmente planificada, nosotros conseguimos detalles que revelaban que todo estaba listo para que estallara la camioneta del fiscal”, contó.

Este caso generó impacto en el país, principalmente por la forma como fue asesinado Anderson y como lo manejaron de forma dudosa, debido a que aún los autores intelectuales del crimen no han sido identificados o incriminados, por lo que este caso se sumó a la larga lista de crímenes sin resolver, cometidos en Venezuela.

Comentarios

comentarios