article-thumb
   

Universidades vivieron un 2015 convulsionado y tienen las esperanzas puestas en nueva AN

Admin

El Cooperante.- Para las universidades venezolanas el 2015 fue, también, un año convulsionado. Las luchas por las reivindicaciones socioeconómicas de profesores y obreros, la insuficiencia del presupuesto para estas casas de estudio de educación superior, y una nueva metodología de asignación de cupos –entre otros factores– condujeron a acciones de protesta y la paralización de actividades académicas por casi 3 meses en, al menos, 10 universidades autónomas, publica El Nacional.

Keta Stephany, secretaria de Actas de la Federación de Profesores Universitarios de Venezuela, recordó que el conflicto se inició por el retraso de la discusión de la II Convención Colectiva Única del Sector Universitario. A esa situación, se sumó la declaración de varios rectores sobre la precariedad del presupuesto para el desarrollo de sus actividades. Tras una interrupción del diálogo entre el Ministerio de Educación Universitaria y el gremio, la propuesta del profesorado fue no incorporarse a la actividad docente tras las vacaciones de agosto.

Luego de mesas de negociación y desacuerdos, en septiembre se firmó la II CCU con la inconformidad expresa de Fapuv. Señalaron no haberse sentido integrados a la discusión y que quedaron exigencias pendientes; así que no  levantaron el paro.

El 3 de noviembre la Asamblea Nacional condenó esa decisión. “Lanzaron un acuerdo que llamaba al gobierno a intervenir las universidades”, señaló Stephany. Agregó que la medida desestimaba la lucha social del sector. Asociaciones de profesores, rectores, gremios profesionales y las academias nacionales, se manifestaron en defensa de la autonomía universitaria y en rechazo a la actitud del Parlamento. Días más tarde, como resultado de una consulta, 80% de los profesores ratificó su posición de no incorporarse a las aulas.

A finales de noviembre hubo una reunión más entre el ministerio, Fapuv y la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios. Manuel Fernández, ministro de Educación Universitaria, otorgó nuevos recursos y prometió conceder peticiones del gremio como la prima por antigüedad, el bono por ascenso y beneficios para los jubilados, entre otros. Más tarde anunció que en 2016 aumentaría el prepuesto para las casas de estudio en 160%. El llamado de la federación fue a reiniciar actividades académicas, mientras las asociaciones de profesores y las autoridades de las distintas universidades así lo decidieran.

Pese al regreso a clases el conflicto no ha terminado

Se reanudaron las actividades, pero el conflicto sigue. “Y continuará hasta que se resuelvan los problemas de fondo: salarios que desestimulan la carrera docente y un presupuesto que no permite planificar el período académico ni tener los mínimos insumos para el desarrollo del conocimiento, como la dotación de los laboratorios o la actualización de las bibliotecas”. Stephany indicó que el llamado a clases tampoco debe entenderse como que se solucionaron los problemas. “Existen universidades más afectadas que otras, facultades dentro de una misma casa de estudio con más necesidades que otras, algunas tienen fallas de infraestructura, unas sufren la falta de profesores y las restantes tienen necesidades de insumos”, expresó.

Finalmente, tanto gremios de profesores y representantes estudiantiles tienen las esperanzas en que la nueva Asamblea Nacional (AN), liderada por la oposición, puede aprobar leyes en beneficio del sector.

Incapacidad para volver a clases

Victor Márquez, presidente de la Apucv, aseguró que “diversas facultades han manifestado su incapacidad de reiniciar actividades por la inexistencia de los materiales e insumos requeridos para la docencia”. Agregó que es necesario que los profesores, junto a la FCU y las autoridades evalúen si realmente están dadas las condiciones para el reinicio de las clases. “Hemos venido señalando que las actividades se han realizado, pero con una pérdida sustancial de la calidad académica”, advirtió Márquez. Agregó que debido a los bajos salarios y a la situación económica, se ha incrementado la renuncia de profesores.

Comentarios

comentarios