article-thumb
   

“Usted es grande por lo que hace”: El Papa visita hospital Federico Gómez de México

Christhian Colina

Efe.- El papa Francisco visitó este domingo el hospital pediátrico “Federico Gómez” en Ciudad de México y agradeció a todos las personas que no sólo dan medicamentos a los pequeños enfermos sino que además con “la cariñoterapia” les ayudan.

Franciso estuvo acompañado por la primera dama, Angelica Rivera, durante su visita a las instalaciones del hospital y durante el saludo a los pequeños enfermos, muchos de ellos de cáncer. Agradezco “a todas las personas que no sólo con medicamentos sino que con ‘la cariñoterapia’ ayudan a que este tiempo sea vivido con mayor alegría, dijo el papa en un breve discurso.

“Agradezco a Dios la oportunidad que me regala de poder venir a visitarlos, de reunirme con ustedes y sus familias en este Hospital. Poder compartir un ratito de sus vidas, la de todas las personas que trabajan como médicos, enfermeras, miembros del personal y voluntarios que los atienden. Gracias”.

A los niños y a los doctores y enfermeras del centro, Francisco les contó cuando Jesús en el templo se encuentra con un anciano llamado Simeón y que provoca en él dos cosas: “un sentimiento de agradecimiento y las ganas de bendecir”. “Yo acá (y no sólo por la edad) me siento muy cercano a estas dos enseñanzas de Simeón”, les dijo.

Francisco agradeció “el esfuerzo de tantos que están haciendo lo mejor para que puedan recuperarse rápido”. “Es tan importante sentirse cuidados y acompañados, sentirse queridos y saber que están buscando la mejor manera de cuidarnos, por todas esas personas digo: Gracias”, les dijo.

Por su parte, la esposa del presidente Enrique Peña Nieto le dijo: “Vamos a rezar muchos por usted como usted nos ha pedido”. “Usted es grande por lo que dice, pero es mucho más grande por lo que hace. Desde el fondo del alma y con mucha alegría, le decimos muchas gracias por acompañarnos”, afirmó.

Francisco no sólo habló de “cariñoterapía” sino que la aplicó. Pasó cerca de una hora saludando uno a uno a los 38 niños enfermos del hospital. Los niños le abrazaban, no le querían soltar y Francisco tenía una palabra y una caricia para cada uno de ellos. Incluso Francisco fue el encargado de dar la vacuna, unas gotas, contra la polio a uno de los niños, Rodrigo y una niña, enferma de cáncer, le cantó el “Ave María”

635911006211021229w 635911006884317229w 635911009458629229w 635911010745629229w 635911013921789229w 635911017002945229w

Comentarios

comentarios