article-thumb
   

Venezolana violada por ocho hombres en Dominicana pide ayuda al Gobierno (+Video)

El Cooperante | 25 junio, 2018

Caracas.- Elba Gabriela Uribe Colina, de 25 años, es una de las tantas venezolanas que emigró a República Dominicana para buscar en el país del Caribe las oportunidades que su tierra le negó. Sin embargo, con el paso de los meses, ocho hombres abusaron sexualmente de ella en un terreno abandonado del municipio Licey, en la provincia de Santiago.

Lea también – ¡Insólito! El adoctrinamiento chavista al que son sometidos los jóvenes en Venezuela

Según reseña El Pitazo, El 11 de diciembre de 2017, por medio de videos, Elba Gabriela relató lo que le ocurrió: una noche, al salir del bar, donde laboraba para ganarse la vida, pidió una cola para que la acercaran a la residencia que habitaba. Como vio que dentro de vehículo había personas conocidas, aceptó entrar al auto, junto con su compañero de trabajo, quien estaba confabulado con los demás sujetos a bordo.





Uno de los hombres sacó un machete y la amenazó con asesinarla si no cedía a sus peticiones. Así Elba llegó a parar aquel terreno baldío donde los agresores, además, la golpearon brutalmente. A los medios de comunicación, Elba aseguró que le dijo a sus captores que tenía VIH para que no la tocarán, pero no hubo excusa que valiera. A ella le quitaron sus pertenencias, su cédula de identidad, su pasaporte.

Después de seis meses de este suceso, los familiares de Elba Gabriela, que viven en Caracas, no descansan por la angustia. Lo que piden es que ella regrese a Venezuela, pues aseguran que su vida corre peligro. La travesía tras su denuncia pública no ha sido fácil. La Fiscalía de República Dominicana comenzó las averiguaciones, luego que la denuncia de la venezolana se masificara en los noticieros y prensa escrita de país caribeño. A los días, tres de los ocho hombres habían sido detenidos. Ellos asumieron, públicamente, que habían estado presente en el momento en Elba era violada, aunque dijeron no haberla tocado.


 

 

La fiscal del Distrito Judicial de Santiago, Luisa Liranzo, decidió enviar a Elba a una casa de abrigo para protegerla, mientras las investigaciones sobre el caso seguían su curso. En ese lugar, Elba estaba “secuestrada”, así coinciden Atiana Colina y Alison Uribe, madre y hermana de Elba. “¿Cómo es posible que a mi hija fue que la violaron y la golpearon y ella es la que está presa?”, reprochó Colina. Los familiares de Elba señalaron que en esa casa de abrigo no recibía atención adecuada, incluso denunciaron que fue víctima de xenofobia.

“Nos dijeron que estaba en una casa de abrigo, pero eso lo que nos hicieron creer porque, en realidad, ella estaba secuestrada. Allí en esa casa la maltratan, le decía que era una drogadicta, una prostituta, pretendían hacerla pasar por loca, no le daban comida y, al final, la justicia de allá no quiere atender el caso”, señaló Colina.

Los familiares describen a Elba como una muchacha tranquila y trabajadora. En Caracas, cuentan, ella se desempeñaba como estilistas y animaba eventos infantiles. Tiene una hija de 7 años con un hombre que, al igual que Elba, tuvo que cruzar la frontera hacia Ecuador para garantizar el sustento de la niña.

Comentarios

comentarios