article-thumb
   

Venezolanos en Colombia involucrados en descuartizamientos por guerra de narcotráfico

Marbelys Villalobos | 29 julio, 2019

Caracas.- Infobae. Desde diciembre del año pasado en Bogotá y sus alrededores se registran ocho de estos casos de cuerpos descuatizados, los cuales podrían estar ligados a múltiples dinámicas de la criminalidad en la ciudad, como las disputas de bandas por el control del microtráfico, delincuencia común, o la presencia de varios actores armados, según reseña Infobae.

Le puede interesar: Niño murió tras ser empujado a los rieles de un tren en Alemania

En lo que va de 2019, han sido cinco los cuerpos encontrados en localidades como Ciudad Bolívar, Fontibón o Engativá, que son de las más peligrosas y vulnerables de la ciudad. También en Soacha, donde al parecer estaría operando una casa de pique (lugares donde llevan los delincuentes a sus víctimas para asesinarlas) que según las autoridades podría ser el lugar donde estarían matando y desmembraron esos cuerpos.





De acuerdo con la Policía Metropolitana de Bogotá (Mebog), la capital estaría siendo el epicentro de una disputa entre la banda criminal “Los Paisas” y una organización de venezolanos que quieren entrar al negocio del microtráfico en la zona.

Los cuerpos han sido encontrados en las calles por habitantes desprevenidos.

El portal argentino también detalla que la  policía recogió el testimonio de un individuo que afirmó haber sido contratado para hacer un trasteo de una casa en Soacha (Cundinamarca) municipio vecino de Bogotá. Entre los enceres que transportó se encontraban unas maletas que según afirma el general Hoover Penilla, comandante de la policía de Bogotá,  mismas en las que se encontraron los restos de una persona descuartizada el pasado 15 de julio en Engativá.





La victima habría sido asesinada a las afueras de Bogotá, y la trasportaron hasta la capital para despistar a las autoridades. Sin embargo, ese mismo día la policía también halló otras partes del cuerpo regadas en bolsas de basura a menos de 200 metros del lugar donde fueron halladas las maletas. En las cámaras de seguridad del sector quedó registrado como un hombre de gorra dejaba abandonadas dichas bolsas.

El último de estos casos se presentó el pasado 23 de julio en el sector La Felicidad de la localidad de Fontibón, cuando los habitantes del sector encontraron una de las extremidades inferiores de un cuerpo tirado en el caño del barrio.

Los casos tenían desconcertadas a las autoridades que aún no reconocen una total sistematicidad en todos ellos. Según la Defensoría del Pueblo, los lugares donde han sido hallados estos cuerpos son de los más vulnerables de Bogotá, ya que cuentan con una fuerte presencia de bandas criminales, delincuencia común, estructuras organizadas del crimen y el narcotráfico, e incluso presencia de actores armados como ELN disidencias de las FARC y algunos grupos post desmovilización del paramilitarismo, como las Águilas Negras, las Autodefensas Gaitanistas, “Los Costeños” o “Los Paisas”.

Las autoridades colombianas ya han pedido la colaboración de la medicina legal en Venezuela para establecer la identidad de varias de las víctimas, cuyos registros no se encuentran en los archivos colombianos haciendo pensar a las autoridades que son extranjeros.

Esto se complementa con la hipótesis más fuerte que maneja hasta el momento la policía. Esta habla de una banda de venezolanos que pretenden incursionar en el negocio del microtráfico en la ciudad de Bogotá. Ellos habrían sido advertidos por “Los Paisas”, una de las organizaciones que controla el negocio de la droga en la capital, a lo que hicieron caso omiso originando una disputa que habría desencadenado los desmembramientos.

“Los Paisas” son una estructura armada organizada que se presume tiene “alguna relación estructural con la Oficina de Envigado y financiación de las Autodefensas Gaitanistas” – los dos grupos armados herederos del paramilitarismo más grandes del país-. Ellos operan principalmente en Soacha, aunque tienen un importante control territorial en las localidades donde han sido hallados los cuerpos. En meses recientes la policía les dio un importante golpe que produjo la captura de seis de sus miembros, no obstante, se han fortalecido y reorganizado en las últimas semanas.

De los 515 casos de asesinatos ocurridos este año en Bogotá, cinco han sido bajo la modalidad de desmembramiento y pese a que en principio las autoridades no habían encontrado correlación entre ellos, los hallazgos de esta última semana señalan un camino más macabro.

 

Comentarios

comentarios