article-thumb
   

Venezolanos se aferran a José Gregorio Hernández en un país en el que no hay medicinas

El Cooperante | 14 agosto, 2018

Caracas.- Los venezolanos ahora les queda encomendarse a los santos para poder curarse de cualquier enfermedad, dada la grave crisis humanitaria que hay en Venezuela.

Lea también – “Hacen caso omiso al Estado de derecho”: EEUU fustigó detención “ilegal” de Requesens

Tal es el caso de María Guevara, de 58 años, quien vive en la parte alta del barrio San Miguel, en La Vega, en el municipio Libertador de Caracas y se para a las 4:00 de la madrugada para ir al Hospital JM de Los Ríos a solicitar citas para su nieta de 13 años.

Según reseñó el diario El Tiempo de Colombia, la mujer, que aparenta tener mayor edad, le enciende una velita al Dr. José Gregorio Hernández mientras permanece en su hogar, pero al salir la apaga. Una vez en la calle, busca cómo transportarse hasta el centro de salud.

A falta de buses, las furgonetas del frigorífico transportan personas”, dijo Guevara, al tiempo que destacó que “a uno le vuelve el alma al cuerpo cuando sale de ahí“.


María entra al centro de salud para preguntar cuándo le van a dar la cita para que la doctora atienda a Kimberly (su nieta). La adolescente de 13 años, está enferma y necesita hacerse una segunda biopsia en los ganglios, pero está en lista de espera para realizársela.

A pesar de no conseguir respuesta para lo que buscaba por la falta de insumos y medicamentos, María antes de salir del hospital se persigna frente a la imagen de “San Gregorio” y regresa al puesto de llamadas que tiene en El Paraíso.

Comentarios

comentarios