article-thumb
   

Venezuela, encaminada a quedar tan aislada internacionalmente como Cuba

El Cooperante | 7 mayo, 2018

Caracas, 07 de mayo.– El futuro de Venezuela luce aún más incierto. El presidente Nicolás Maduro insiste en dejar al país más aislado al negarse a cumplir con el orden constitucional y suspender la convocatoria a elecciones presidenciales para el próximo 20 de mayo. Cuba, la isla a la que tanto subsidio le ha dado, surge como el referente clave; como la muestra de la decadencia y precariedad en la que podrían vivir los venezolanos en los próximos años si no se cambia el sistema político.

Lea también: Chantaje con el CLAP: Así se movió la “maquinaria roja” en el simulacro del 20M

El gobierno de Maduro no puede decir que no se le ha advertido. Innumerables han sido los llamados de los países para que respete al pueblo venezolano y le devuelva la posibilidad de elegir democráticamente a quien pueda sacar al país de la profunda crisis en la que se ha comenzado a extinguirse.

Los ojos de la comunidad internacional están alerta ante lo que suceda en Venezuela y al tanto de que Nicolás Maduro no será reconocido si llega a postrarse por seis años más en la presidencia. Las señales de solución a la crisis comienzan a desaparecer. En América Latina la nube negra de la tiranía aún pesa sobre mucho de los países. Mike Pence, vicepresidente de los Estados Unidos clavó tres ejemplos precisos: Cuba, Venezuela y Nicaragua.

“En Cuba, la dictadura que más tiempo ha sobrevivido en el Hemisferio Occidental todavía se aferra al poder. Durante casi 60 años, la familia Castro sistemáticamente socavó la riqueza de una gran nación y robó la vida del pueblo cubano”, expresó.


Las semillas de la tiranía cubana, dijo el funcionario este lunes en una sesión en la Organización de los Estados Americanos, ha dado sus frutos en los últimos dos países. ¿Los motivos? Tanto Maduro en Venezuela, como Daniel Ortega en Nicaragua, insisten en perpetuarse en el poder justo como lo hizo -y lo sigue haciendo- el apellido Castro en Cuba, a pesar de que los pueblos manifiestan su rechazo y piden que cambien los Gobiernos.

Suspensión de Venezuela en la OEA

Otro dardo que lanzó Pence durante su intervención fue la solicitud que le realizó a los países que se encontraban presentes en la sesión: suspender a Venezuela del organismo. Un golpe más para la política internacional de Maduro. Pero sucumbe el riesgo de quedar como Cuba, que fue suspendida de la OEA en 1962, hace 56 años.

“De todas las amenazas de seguridad que enfrenta nuestra región, una es más insidiosa que todas. El cáncer de la corrupción. La corrupción corroe los cimientos de la democracia y socava la confianza en el gobierno“, manifestó el funcionario estadounidense en referencia a la situación ya palpable de ambos países, cuya calidad de vida de sus ciudadanos es precaria.

Pence resaltó que Maduro le prometió a los venezolanos prosperidad, pero solo los sumió en la pobreza y aseveró que el país está plagado de caos y una delincuencia galopante. Situaciones que han sido el principal detonante a la diáspora venezolana.

La confianza de otros países en Maduro es casi inexistente. Pence consideró que ya la cúpula de Maduro corrompe las próximas elecciones y tiene bloqueado el camino democrático. No serán más que un fraude y una farsa, dijo, debido a que Maduro “llenó” los tribunales y el Consejo Nacional Electoral con sus “compinches” y que ha silenciado a todos los enemigos políticos.

Pence afirmó que el mandatario nacional en el día de las elecciones recurrirá a su guión autoritario de siempre. “En pocas palabras, no habrá una verdadera elección el 20 de mayo y el mundo lo sabe. Maduro y sus secuaces ya se han asegurado de que el gobierno de corrupción, violencia y narcotráfico continúe”, expresó el funcionario.

La situación de alerta se mantiene palpable, más aún cuando el país suramericano comienza a ser también una amenaza para otros países del hemisferio. Pence enfatizó que Venezuela cada vez se convierte en un estado fallido y su caída está afectando a otras naciones y mientras “sigue viniéndose abajo” las consecuencia repercutirán en los países vecinos.

“Pero todos estos pasos no son suficientes, y ahora es el momento de hacer más, mucho más. Cada nación libre reunida aquí debe tomar medidas más enérgicas para ponerse de pie con el pueblo de Venezuela (…) Hago un llamado a los países libres de nuestro hemisferio a evitar que los funcionarios del régimen de Maduro laven dinero en sus sistemas financieros y pido suspender sus visas y obligar a Maduro a rendir cuentas”, expresó Pence.

La advertencia ya está clara. No solo de Estados Unidos, sino de varios países de América y de la Unión Europea, otro organismo que ha jugado un papel fundamental en la presión que se ha ejercido en contra de los dirigentes “rojos” que estarían vinculados a hechos de corrupción.

¿Terminará entonces siendo Venezuela como Cuba? Aislado y con un escaso grupo que pretende hacerse a costa de las necesidades de los venezolanos solo por el simple interés de no ceder el poder que ya por tantos años han mantenido.

Comentarios

comentarios