article-thumb
   

Venezuela y el mundo exigen la salida de Nicolás Maduro del poder

Danny Leguízamo | 23 mayo, 2018

Caracas, 23 de mayo.– Es como señaló el diputado Henry Ramos Allup en la sesión de la Asamblea Nacional de este martes: Nicolás Maduro entró a su primera presidencia con “plomo en el ala”, pues las elecciones de 2013 fueron ampliamente discutidas dentro y fuera del país. Pero superó la prueba. Fue reconocido como presidente. Maduro superó los eventos del año 2014, 2015, 2016 y particularmente, 2017, de los que se pensó, no tendría escapatoria.

Ahora, Maduro se “reeligió” en un proceso electoral altamente cuestionado por la comunidad internacional y por un sector mayoritario de la Oposición. Todo o nada es la consigna de la cúpula del poder. Va a juramentarse el presuntamente reelegido en “su” Tribunal Supremo de Justicia. Carece de legitimidad de origen y de desempeño. Es un régimen de facto, entonces, puesto que el Parlamento ya declaró la responsabilidad política, el abandono del cargo, y la continuación del antejuicio de mérito.

Le puede interesar: Maduro dio 48 horas a Todd Robinson y Brian Naranjo para que se vayan de Venezuela





La Oposición parece, de pronto, tomar un respiro. Un editorial de El País de España aborda dicha materia. La abstención producida en las elecciones oxigena el discurso de la disidencia, y las más recientes sanciones de Estados Unidos contra funcionarios y empresas gubernamentales del régimen enardecieron a Maduro, al punto que decidió la expulsión del encargado de negocios norteamericano, Todd Robinson, llevando las relaciones con la administración de Donald Trump a su punto más álgido. La Unión Europea también, a su modo, desconoce las elecciones presidenciales y estudiará la ejecución de nuevas sanciones, mientras que Luis Almagro, secretario general de la OEA, ha dicho que Maduro es “ilegítimo”.

En los próximos días, el denominado Frente Amplio debe capitalizar los resultados del 20 de mayo, o el efecto se diluirá con el transcurrir de las semanas, ídem que lo ocurrido con la espuria Asamblea Nacional Constituyente. Es este el mejor momento para la reunificación de la disidencia con el fin de procurar y acordar métodos para lograr la salida constitucional del régimen, antes que Nicolás Maduro termine de destruir lo que queda de Venezuela.





Comentarios

comentarios