article-thumb
   

Venta de cabello, el “negocio” en Cúcuta que compite con el contrabando de gasolina y comida

El Cooperante

Caracas, 7 de febrero.– Alrededor de cuatro millones de venezolanos han huido de la revolución, una diáspora masiva que en los últimos dos años ha crecido a la misma velocidad que los precios. La crisis humanitaria en la frontera, como reconoció el Parlamento Europeo esta semana, es de tal tamaño que ya se preparan campamentos para emigrantes.

Lea también: ¡Vergonzoso! Revelan que 1869 venezolanos han sido detenidos en Colombia por diversos delitos





En Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Brasil y Argentina se enfrentan como pueden a una oleada de fugados del chavismo. Por ejemplo, en Cúcuta es común escuchar “¡Se compra cabello!”. El diario español El Mundo reseñó la historia de Milagros y su amiga Koralia, quienes salieron de madrugada de Rubio, en Táchira, junto al pequeño hijo de Milagros y su abuela. Las dos chicas van y vienen, hasta que llegan a la peluquería Los Guerreros. Milagros espera su turno, ya hay cinco chicas sentadas sometiéndose a lo que parece una tortura viendo sus rostros.

Una de ellas no aguanta la tensión y rompe a llorar de forma dramática. No puede ni hablar, pero su “agente de viajes”, también venezolano, explicó que ese dinero le ayudará a viajar a Ecuador. A pocos metros salen autobuses para Quito, Lima, Santiago de Chile y Buenos Aires. Para llegar a la capital argentina, última parada del viaje, se necesitan entre 9 y 10 días, después de pagar 1.400.000 bolívares.

La venta del pelo es uno de los múltiples negocios de una frontera tradicionalmente conocida por el contrabando de gasolina. Las casas de cambio, el contrabando de comida venezolana y la prostitución también compiten. La venta de cabello no mueve, por supuesto, cantidades millonarias como los negocios anteriores, pero en un solo día medio centenar de chicas se desprenden de lo que con tanto esmero cuidaron durante años.


Comentarios

comentarios