article-thumb
   

Viceministro italiano dijo que ve a Maduro “con muchas dudas” de ir a elecciones

El Cooperante | 20 mayo, 2019

Caracas.- El viceministro de Relaciones Exteriores de Italia, Ricardo Merlo, quien forma parte de la delegación del Grupo de Contacto Internacional de la Unión Europea que viajó a Caracas recientemente, dijo que vio a Nicolás Maduro “con muchas dudas” de ir a una nueva contienda electoral, como parte de la búsqueda de una solución a la crisis venezolana.

Lea también: Sanciones de EE. UU. y Europa impactan cooperación militar Venezuela-Rusia

Por el contrario, en una entrevista ofrecida a Clarín, el funcionario italiano aseguró que el presidente interino de Venezuela, el excandidato presidencial Henrique Capriles Radonski y otros dirigentes de la oposición se mostraron dispuestos a encarar una apertura democrática, incluso si ello implica la renovación de la Asamblea Nacional.

“Creo que Maduro no percibe la realidad tal cual es. En Venezuela no hay estado de derecho, no hay separación de poderes”, expresó Merlo. Los delegados aseguró que le solicitaron a Maduro la realización de elecciones democráticas y transparentes controladas por organismos internacionales.

“En un momento yo le pregunté si ellos hacían alguna autocrítica, y se quedaron mudos. Tardaron un rato en responder, y no dijeron nada concreto”, dijo. Asimismo, pidió a los organismos internacionales de derechos humanos que viajen a Venezuela para que constaten la dramática situación política y social que se vive en el país.

Maduro monologuista

El medio destacó que los resultados del encuentro no fueron como se esperaban y hubo desánimo porque la realidad fue más incómoda: estuvieron con Maduro una hora y media, pero la primera hora la utilizó el mandatario para dar un discurso con la verborragia habitual.

Maduro comenzó sus palabras calificando de “fascista” al dirigente opositor Leopoldo López, quien cumplía arresto domiciliario y fue liberado por el jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, Manuel Cristopher Figuera tras rebelarse al Gobierno nacional.

Luego, calificó a Guaidó como “neofascista”, pero se definió a sí mismo como “centro moderado”, lo que causó sorpresa en la misión diplomática que asistió al palacio de Miraflores, en Caracas.

El monólogo de Maduro continuó con una descripción utópica de Venezuela, elogiando lo bien que está el país y los logros ‘de la revolución’, para finalizar advirtiendo que Estados Unidos estaba preparando una invasión y que el chavismo iba a resistir“, reseñó Clarín.

Comentarios

comentarios