Connect with us

Nacionales

"Volvimos al pasado": En Venezuela cocinan a leña mientras la economía colapsa

Publicado

/

Caracas, 02 de septiembre/The New York Times.- La escasez de alimentos es común en Venezuela, por lo que Tabata Soler sabía muy bien cómo recorrer por los puestos del mercado negro para obtener elementos básicos como huevos y azúcar. Pero luego llegó una escasez a la que no pudo conseguirle solución: No había gas propano a la venta para la venta.

Lea también: Detuvieron en Margarita al “zar” de la Faja Petrolífera, Pedro León Rodríguez

Durante varias noches, Soler preparó la cena por encima de un improvisado fuego de cajas de madera rotas encendidas con queroseno para alimentar a su familia de 12 integrantes. "No había otra opción", dijo la afectada, una enfermera de 37 años, mientras buscaba de nuevo el gas . "Volvimos al pasado donde cocinamos sopa con leña", lamentó.

La petrolera estatal Petróleos de Venezuela, que es la principal fuente de ingresos del gobierno, informó en agosto que sus ingresos cayeron más de un tercio el año pasado en medio de descensos en la producción, parte de un largo colapso que ahoga la oferta de dólares del país necesaria para las importaciones de alimentos y otros bienes.

La caída de la producción refleja las tendencias en casi todos los productos de los que depende la nación, desde la papa y el maíz hasta la fabricación de automóviles, con menos de 1.100 vehículos fabricados en el país hasta julio de este año.

Le puede interesar: Pedro León Rodríguez, el “Zar de la Faja” que desfalcó a Petróleos de Venezuela

Y mientras cae la producción, los precios siguen subiendo con la inflación. El precio de los alimentos en Venezuela aumentó en más de un 17 por ciento en julio, según el principal grupo no gubernamental que controla la inflación, agravando una crisis alimentaria que ya había destrozado la imagen de Venezuela, una nación rica en petróleo que hasta hace pocos años, fue la envidia económica de muchos países de la región.

Advertisement

"Esto no tiene precedentes", dijo Ricardo Hausmann, economista de la Universidad de Harvard y exministro de Planificación. Muchos economistas rastrean la inflación a los problemas de la compañía petrolera estatal.

A medida que la producción de la compañía disminuyó, se convirtió cada vez más dependiente del mundo exterior, dependiendo de las compañías extranjeras para bombear su petróleo e incluso en los Estados Unidos.

La mayoría de los venezolanos, como Soler, no tiene acceso a dólares.

Desde que se quedaron sin gas, los miembros de la familia de Soler han podido conseguirlo solo intermitentemente, comprándolo tan pronto como está disponible porque el valor de su dinero se deprecia rápidamente. Si el gas se vuelve a agotar, la familia dice que está preparada, habiendo aprendido a cocinar en la hoguera instalada en el patio.

Texto publicado originalmente por The New York Times.

Advertisement




Tendencias