Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Destacados

Winter on Fire, el documental sobre las protestas en Ucrania que empujaron la caída de Víktor Yanukóvich

Tras huir del país, Yanukóvich se refugió en Rusia con el apoyo de Vladimir Putin

Caracas / Foto Portada: Cortesía.- Noventa y tres días tuvieron que pasar en las calles los habitantes de Kiev, Ucrania, para exigir la restitución de sus derechos civiles y empujar al exilio a quien consideraban un dictador: Víktor Yanukóvich. 

Lea también: Rayma: Me molesta el anonimato en las redes porque es una forma hamponil de esconderse para insultar

El documental "Winter on Fire: Ukraine´s Figth For Freedom, muestra cómo los ucranianos dieron todo por el todo, bajo la premisa de lucha real "¡Pelear hasta la muerte por Ucrania!". Esta ola de protestas que inició el 21 de noviembre de 2013 y se extendió hasta el 23 de febrero de 2014 es conocida como el "Euromaidán" y está disponible para Venezuela en Netflix.

Todo empezó el 21 de noviembre de 2013 cuando cientos de ciudadanos salieron a las calles para congregarse en la Plaza la Independencia, tras atender la convocatoria de Mustafa Nayem en Facebook. Fue Nayem quien hizo la primera publicación en la red social para protestar en contra del presidente Yanukovich.

Ese día, cientos de personas se encontraron para manifestar en contra del mandatario por no firmar el ingreso de Ucrania a la Unión Europea, pero con los días se convirtió en una manifestación sin retorno que pedía la salida de Yanukóvich.

Al día siguiente los ucranianos fueron a "Maidán". Su lema de lucha era defender el futuro de Ucrania y de sus hijos. Dos días después, el 23 de noviembre, los estudiantes se unieron a la concentración y a ellos se sumaron integrantes de todos los sectores: profesores, médicos, obreros, exmilitares, niños, sacerdotes, médicos, etc. Todo Kiev se paralizó por un objetivo único.

El 29 de noviembre, Yanukóvich, quien prometió firmar el tratado de ingreso de Ucrania a la Unión Europea, se retractó. Esto multiplicó las protestas, pero también la policía, por primera vez, arremetió de forma violenta contra la población desarmada.

"Las tropas golpearon con palos de hierro en vez de plástico, golpearon a mujeres y niños. No actuaron como seres humanos", dijo uno de los sobrevivientes de la golpiza que le dio la policía.

La represión no los sacó de las calles. Los manifestantes se trasladaron al Monasterio de San Miguel de las Cúpulas Doradas. En ese punto, estaban decepcionados y su meta era revertir el régimen político y llevaron a cabo la famosa la "marcha de los millones", el 1 de diciembre de 2013. El gobierno también respondió con violencia a través de los cuerpos de seguridad del Estado.

La gente no se retractó y formó las "unidades de defensa", se conformaron como ejército e inició la lucha. Con ayuda de exmilitares, los manifestantes aprendieron cómo defenderse de las tropas, cómo actuar en situaciones violentas, a hacer barricadas. A este ejército ciudadano se le unieron representantes de todas las religiones.

Cuando transcurría el día 57 de las protestas, mientras Yanukóvich se reunía con representantes de la Unión Europea, dio la orden de elevar la represión al máximo. "Fue una orgía dictatorial", condenó un manifestante.

El gobierno promulgó un conjunto de leyes que prohibían usar cascos -como en las protestas-, la manifestación pacífica y prohibían la libre circulación de los autos. Para quienes tenían casi dos meses luchando en las calles, estas leyes fueron un catalizador.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

"Ya pasaron dos meses y no hay resultados, tenemos que concretar un plan, la gente decidió que los políticos tenían que salir porque estaban decepcionados. Decidimos marchar al Parlamento porque los diputados son electos por el pueblo y deben anular esas leyes, si no, seremos arrestados por defender nuestros derechos civiles", gritó ante la multitud un líder de las protestas.

El 19 de enero de 2014, marcharon hacia el Parlamento de forma pacífica, pero la paciencia de todos se agotó. El odio contenido por la impotencia y la represión violenta desencadenó en la furia de los manifestantes quienes atacaron a policías. Incluso banqueros y empresarios lanzaron piedras a los policías. No tenían miedo.

Esto duró varios días, hasta que el 22 de enero, los policías aprovecharon que los manifestantes estaban cansados y los atacaron desprevenidos mientras dormían. Entre los efectivos de la policía estaban los "titushkis": matones contratados, algunos exconvictos que mataban por unos 10 dólares.

Ese día, se registraron las primeras víctimas por pérdida de los ojos. Algunos policías en vez de disparar con balas aturdidoras de goma, disparaban armas de fuego. Ese día se registraron las primeras dos víctimas fatales. Después de eso, la gente decidió quedarse hasta el final.

Un mes de violencia para lograr el objetivo

El 23 de enero, la oposición se reunió con Yanukóvich y este aseguró que dejaría de usar la fuerza contra los manifestantes y que todos los presos políticos serían liberados. Pero esto no fue suficiente, los manifestantes sabían que luego de eso, serían igualmente encarcelados y perseguidos.

Así que formularon sus propias metas, sin importar lo que querían los políticos. Lo primero que exigieron fue la liberación de todos los presos políticos; lo segundo, igualdad de poder entre el gobierno y el Parlamento y la tercera exigencia: elecciones presidenciales.

El 18 de febrero, decidieron marchar nuevamente al Parlamento para elevar sus exigencias, pero los policías y los titushkis los estaban esperando. "Empezaron a matarnos, disparaban desde los techos, disparaban a médicos, a sacerdotes, tenían armas y granadas. Tuvimos que retroceder a Maidán".

Esa noche fue una noche dramática para todos, en medio del ataque y la defensa del ejército de manifestantes, Kiev se incendió. Todo estaba en llamas, estaban peleando hasta la muerte. Peleaban por el futuro de su país. Ese día se registraron más de 30 muertos y 400 heridos. Quemaron el Cuartel de la Revolución, una edificación que los manifestantes usaron para reunirse y donde tenían medicamentos e insumos para las manifestaciones.

Al día siguiente, el 19 de febrero, cientos de personas de todo el país acudieron a un centro de acopio y les llevaron medicamentos y comida. Así se recuperaron y volvieron a las calles.

El día 92, decidieron seguir en las calles. La policía estaba disparando, pero ellos sabían que no tenían otra opción. "No tenemos miedo de morir por la libertad, vamos a ganar y Ucrania será parte del mundo libre".

"Estábamos dispuestos a ir bajo las balas pese a que sabían que podían morir".

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Esa noche el líder opositor Vitali Klitschkó dijo frente a los manifestantes que acordó con el gobierno que las elecciones presidenciales se harían en diciembre de 2014. Pero no fue suficiente para la multitud. No saldrían de las calles hasta que el presidente renunciara, ya no querían elecciones.

"Yanikóvich no será presidente un año más, mañana en la mañana debe renunciar. Nuestros líderes les dan la mano a esos asesinos,  avergüéncense. Si mañana a las 10:00 a.m., no hacen un acuerdo, les juro que haremos una ofensiva armada", dijo uno de los líderes de la protesta en respuesta a Klitschkó.

En la madrugada del 22 de febrero, antes del amanecer, Kiev conoció la noticia que esperaban. Las cámaras de seguridad captaron al presidente huyendo del país y ese día más tarde, en el Parlamento, anunciaron que Yanikóvich renunció de modo inconstitucional y que las elecciones presidenciales se realizarían el 24 de mayo de 2014.

Maidán era un territorio pequeño donde los ciudadanos gracias a su valentía lograron una victoria por el futuro de sus hijos. Ellos enfrentaron la muerte por su país. Musulmanes, judíos, cristianos, budistas y personas sin ninguna religión, se encargaron de conseguir la verdadera unidad y formaron una nueva sociedad.



Artículos relacionados

Destacados

Caracas. Lea también: " Noticia en desarrollo...

Destacados

Caracas.- Victoria Curvelo, una adolescente de 14 años de edad, denunció públicamente a su madre en redes sociales, dejando en evidencia múltiples audios en...

Destacados

A la comunicadora le diagnosticaron cáncer de pulmón con metástasis en el hígado y en otras zonas del cuerpo

Deportes

Soteldo se encuentra en los días finales de recuperación de una lesión sufrida con el Toronto FC