article-thumb
   

WSJ: Jueces de EEUU acusan a dos exjefes policiales venezolanos de narcotráfico

Admin

The Wall Street Journal.- Jueces de Estados Unidos revelaron acusaciones contra dos ex altos funcionarios policiales venezolanos por tráfico de drogas, a finales del pasado mes, una acción que pudiera alimentar aún más las tensiones entre Washington y el gobierno de Nicolás Maduro.

Específicamente, jueces del Distrito Sur de la Florida sacaron a la luz acusaciones contra Pedro Luis Martín, un ex jefe de inteligencia financiera de la policía secreta de Venezuela y Jesús Alfredo Itriago, un exfuncionario antinarcóticos de la policía.

Los funcionarios policiales americanos consideran que Martin es un jugador importante en la floreciente industria del narcotráfico en Venezuela y creen que es un enlace clave entre los narcotraficantes y altos funcionarios militares de Venezuela, de los servicios de seguridad y del gobierno que protegen el comercio ilícito de drogas.

Personas familiarizadas con el caso, dijeron que funcionarios estadounidenses consideran que el señor Martín es el principal gestor financiero en el lavado los ingresos por narcotráfico para los altos funcionarios venezolanos.

“Pedro Luís Martín es enorme”, dice Joaquín Pérez , un abogado de defensa con sede en Miami, que ha defendido a muchos narcotraficantes venezolanos y colombianos . “Él es el poder detrás del trono, el que mueve las piezas”.

De acuerdo con documentos de la corte , el Sr. Martín fue acusado en abril de este año . Las personas familiarizadas con el caso, dicen que se ha estado moviendo entre Venezuela , Panamá y España , donde recientemente eludió ser capturado. Itriago, quien fue acusado en diciembre de 2013, se cree que vive en Venezuela.

Las acusaciones contra el Sr. Martín y el Sr. Itriago ofrecen pocos detalles de sus presuntos crímenes. Los dos hombres están acusados de tráfico de una “sustancia controlada”, que las autoridades dicen que es cocaína. El paradero de los dos hombres es desconocido y no pudieron ser contactados para ofrecer sus comentarios.

Las acusaciones se revelaron sin estridencias, lo que sugiere que los EE.UU. no quiere llamar la atención sobre el comercio de drogas floreciente de Venezuela en el período previo a las elecciones legislativas de diciembre, cruciales del país.

El señor Maduro ha dicho en repetidas ocasiones que las acusaciones de tráfico de drogas por parte de funcionarios venezolanos son intentos de Estados Unidos para desestabilizar su gobierno.

Las investigaciones de Estados Unidos son una respuesta a una explosión en el tráfico de cocaína colombiana a través de su vecino, Venezuela. Aunque Venezuela no produce la hoja de coca de la que se hace la cocaína, los funcionarios estadounidenses creen que 131 toneladas de cocaína se trasladaron, en el 2013, a través de Venezuela. Aproximadamente la mitad de la producción anual de Colombia estimada para esa fecha, cuyo dato es el último disponible.

Funcionarios estadounidenses creen que muchos oficiales de alto rango del ejército venezolano, la policía y los funcionarios del gobierno venezolano controlan el comercio multimillonario. Sostienen que algunos participan directamente en el comercio, mientras que otros les cobran a los traficantes colombianos y venezolanos dinero de protección para mover las drogas a través del país.

En una entrega a principios de este año, The Wall Street Journal informó que los fiscales de Nueva York y Miami, así como una unidad de élite de la DEA en Washington, están trabajando casos de drogas contra funcionarios venezolanos incluyendo al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, que es ampliamente considerado como el segundo hombre más poderoso del país.

En ese momento, Cabello negó cualquier implicación con el tráfico de drogas.

Una serie de altos funcionarios venezolanos, entre ellos el general Hugo Carvajal, ex jefe de la inteligencia militar, y el general Henry Rangel Silva, un ex ministro de Defensa, fueron colocados en la lista de los capos de la droga del Tesoro de Estados Unidos. Tanto el general Carvajal y el general Rangel Silva han negado cualquier implicación con drogas.

Con información de The Wall Street Journal. Por José de Córdoba.

Comentarios

comentarios