Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

País

Y el Oscar va para Claudio, Timoteo, Falcón y el resto de los parásitos

Caracas.- Se puso de moda y con mayúsculas: Parásitos, el filme ganador de cuatro Oscars y Palma de Oro en Cannes, narra la historia de una familia de malvivientes que logra infiltrarse en la vida de los millonarios Park para disfrutar de su mansión magnífica y todos los privilegios consecuentes. Pero esta primera y básica lectura de lucha de clases, habría que sustituirla por una óptica más contemporánea y menos trillada, donde resulta que los parásitos no solamente aspiran a vivir bien a costa de otros, sin esfuerzo alguno y con su cara muy lavada, sino que para defender su dolce far niente como si se tratara de un logro épico, no les importa llevarse por delante lo que sea y a quien sea.

Le puede interesar: Liquidez monetaria cruzó la barrera de los 50 billones de bolívares

Y si bien ya cundió por estos lares la interpretación obvia de que el gobierno cubano es un parásito de Venezuela, no resulta difícil unir a ese grupo de parásitos políticos de la isla a una serie de personajes locales que añoran hacerse del poder disfrazándose esta vez de «oposición» para chuparle quién sabe cuál beneficio al gobierno de Nicolás Maduro o a algún adinerado que busca ubicar a su parásito-candidato en algún cargo clave y cobrarle luego los favores recibidos a cambio de quién sabe cual contrato.

Con un banquero o un sólido empresario que alimenta sus carencias, estos parásitos resucitados única y exclusivamente para actuar en contra de Juan Guaidó y alinearse con el chavismo, se les ve casi exclusivamente en las cámaras y en las primeras planas de los medios oficialistas.

Sin vergüenza alguna, siguiendo exactamente la línea política que más le conviene a Miraflores, lanzan sus análisis progobierno sin disimulo. Como, por ejemplo, esta joya del fastidioso de Claudio Fermín: “Detrás de lo acontecido en la AN hay un fenómeno político, es la primera vez que diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela votan por la misma fórmula, por diputados de Primero Justicia. Esta elección fue un plebiscito para evaluar la gestión política de Guaidó”, dijo en una entrevista por VTV sin que se le moviera ni un músculo de la vergüenza, solicitando además nuevas elecciones parlamentarias donde seguramente ya le han prometido alguna curul.

No se le queda atrás Henri Falcón, quien aseguró en la Casa Amarilla -donde fue invitado nada menos que por el canciller Jorge Arreaza, que «La oposición venezolana – como se autodenominan- solicitó a Rusia acompañar los procesos electorales en el país».

Pero se le olvidó a Falcón que Rusia es famosa por el fraude que se comete en cada elección donde vaya Vladimir Putin o alguno de los suyos en la contienda. De hecho, en la más reciente campaña, el portal control2012.ru, que registra las infracciones observadas por su Liga de los Electores, había contado 3.640 irregularidades, incluidos 303 casos de «transporte masivo de electores» para que votaran en grupo y otros 61 casos de urnas con votos falsos. Todo eso en la Rusia de Putin, la amiga de Maduro, a quienes piden los «parásitos de la oposición» que vigile las elecciones de Venezuela tanto como vigilaron las del 2018, donde Falcón perdió aparatosamente gracias al mismo fraude que tan hábilmente utilizan los rusos.

Y culmina el trío de políticos a sueldo, el inquieto Timoteo Zambrano y su gesto habitual de hombre que se cree importante. Luego de andar una montaña rusa ideológica, Zambrano ahora se autocalifica como la «otra parte» frente a sus amigos del gobierno. Asegura que ellos lograrán -junto al chavismo- montar un nuevo CNE y se atreve a equiparar la Asamblea fraudulenta de Luis Parra con la legítima Asamblea Nacional dirigida por Juan Guaidó, una manera ridícula de subestimarlo, justo cuando el líder opositor ha logrado una gira impecable, reconocido como el verdadero presidente de Venezuela por casi todos los países democráticos del planeta.

Así, poco a poco, van engañando y ganando terreno a los habitantes de esa casa de ricos que es el poder, mansión donde aspiran pertenecer sin más credenciales que lo impecable de sus disfraces y la certeza de que todos -gobierno incluido-, son más idiotas que ellos y sus seis meses perdidos en mala praxis política.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Artículos relacionados

Destacados

En el país se registran 871 fallecidos a causa del coronavirus

Destacados

Las autoridades trabajan para identificar a las victimas fatales

Vitrina

La niña se ha convertido en la protagonista principal de las publicaciones de sus padres

Destacados

El mandatario socialista indicó que los próximos legisladores deben encargarse de hacer contraloría en los proyectos de los ministerios