article-thumb
   

¿Y qué pasó con las firmas contra Barack Obama?

Elizabeth Fuentes | 12 agosto, 2019

Caracas.- En 2015, el Gobierno de Nicolas Maduro hizo exactamente lo mismo que pretende hacer ahora: recoger firmas contra el presidente de Estados Unidos. En aquella oportunidad, y según la cadena Telesur de tendencia oficialista, presuntamente se recogieron 9 millones de firmas para protestar contra el Decreto firmado por Barack Obama donde imponía sanciones a siete funcionarios del gobierno venezolano y declaraba al Gobierno de nuestro país como “una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y política exterior” .

Le puede interesar: Y se irán más: 4,7 millones de venezolanos han emigrado tras la llegada del chavismo al poder

Las supuestas 9 millones de firmas que iban a ser entregadas al presidente Obama en la Cumbre de Las Américas, que se realizó ese año en Panamá, nunca salieron de Venezuela ni el presidente Obama las recibió. Las cajas que recibió Nicolas Maduro en Miraflores – que supuestamente contenían las firmas de millones de venezolanos más otros 3 millones provenientes de Cuba-, terminaron custodiadas por la Defensoría del Pueblo y quedarían recibiendo polvo y olvido en sus archivos.





Lo extraño es que, cuatro años después, cuando Maduro enfrenta un porcentaje de rechazo superior a 82% y su popularidad apenas roza el 12%, el ministro de Comunicación Jorge Rodríguez asegura que, en esta ocasión – cuando el gobierno repite la misma estrategia contra Donald Trump-, el numero de firmas llegará a 13 millones. Es decir, cuatro millones más que en las recogidas el 2015, como si el ex presidente del CNE tuviese la misma bola de cristal con las que predijo los resultados electorales durante su lamentable y dudosa administración y supiese antes de que nadie firme – o vote-, a cuanto llegará la cifra que ambicionan.

Quizás en esta ocasión, y pensando mal para ver si acertamos, el gobierno desempolve aquellas viejas firmas con Obama y las venda como si fuesen las firmas con Trump y listo. Y no solo por la flojera de hacer el trabajo o la sospecha de que muchos se negarán a hacerlo, sino porque el “milagro Maduro al revés” ha hecho que cada hojita de papel cueste una fortuna, cada bolígrafo un dineral y ni hablar de las cajas de cartón, desaparecidas desde que todas las empresas del ramo decidieron irse del país con todo y obreros.

De modo que si dicen haber recogido los 13 millones que predijo Rodríguez, vuelvan y repitan el mantra del periodista Luis Carlos Díaz: “Mienten, siempre mienten. Diga lo que diga el Gobierno, siempre miente”.





Comentarios

comentarios