article-thumb
   

Yukpa, la etnia olvidada por el Gobierno que intenta sobrevivir al paludismo

El Cooperante | 19 julio, 2018

Caracas.- Al menos unos 5000 miembros de la etnia yukpa están infectados con el paludismo. Cerca de las 150 pruebas que son realizadas a diario, el 95% salen positivas de paludismo tipo vivax.

Lea también: “Es un crimen”: Esta es la calidad del agua que suministra Santaella a través de cisternas de Pdvsa

“En Yasa ―zona de la Sierra de Perijá― se hicieron 400 pruebas y 100 dieron positivo. En El Tokuko, 20 % de las pruebas resultaron positivas”, dijo la alcaldesa de Machiques, Betty de Zuleta, quien maneja otras cifras sobre el porcentaje de infectados distintas al centro de salud de El Tokuko. Contó que el 9 de junio dieron atención integral de salud a 1.500 personas en El Tokuko y no todas tenían paludismo. Considera que la prevención es lo más importante. “Para eso se trata el tema con los mosquiteros y el medicamento directamente con los pacientes”,

Sin embargo, uno de los problemas que enfrentan los pacientes es que  el tratamiento que reciben no es el indicado y resulta insuficiente. Los enfermos solo lo reciben por tres días, cuando deberían recibirlo por siete. Por esa razón, algunas personas han sufrido la malaria hasta seis veces, lo que trae consecuencias muy graves para los indígenas.

La versión de los indígenas señala que se totalizan 17 muertes a causa del paludismo, mientras que 70% de la población estaría infectada, según información recogida por El Pitazo. Por eso existe un alto riesgo de que la enfermedad se expanda hacia Machiques, La Villa y Maracaibo.“No tenemos constancia precisa de los muertos por el paludismo. Han sido personas que tienen el paludismo, pero que han muerto por otras causas. Mientras las personas tomen el medicamento, en cinco días se recuperan de la enfermedad”, dijo de Zuleta, quien enfatizó que junto a la Gobernación atiende a los pobladores de la Sierra de Perijá con el envío de medicamentos suficientes y mosquiteros.  De igual modo, negó la aparición de casos en el casco central de Machiques.

Ante la falta de respuesta gubernamental, los pacientes esperan bajo el sol, con su cuerpo debilitado, esperando que les calme la fiebre y el dolor de cabeza.

Fue el pasado 27 de enero cuando la Asamblea Nacional (AN) declaró una crisis humanitaria de salud en Venezuela en vista a los graves problemas sanitarios y la severa escasez de medicamentos e insumos médicos por la que atraviesa el país. En los últimos años en el país por la “debilidad e ineficiencia” del sistema de salud y las medidas aplicadas por el Estado venezolano ha ocurrido un repunte de enfermedades que habían sido eliminadas, según dijo en una entrevista ofrecida a El Cooperante el exministro para la Salud e integrante de la Red Defendamos la Epidemiología, Felix Oletta.

Tres enfermedades son las que generan mayor preocupación y encienden las alarmas en el gremio: la difteria, la malaria y el sarampión.

Comentarios

comentarios