Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Destacados

Zona «difusa» de Apure: Maduro teme que se convierta en espacio para promover grupos armados contra el Gobierno

La acción militar de las FAN contra grupos insurgentes en Apure se explica de muchas maneras, principalmente desde el lado opositor, como un ataque “por los negocios” contra las disidencias de las FARC que no son amigas del gobierno de Maduro. No descarto esta explicación, pero en este artículo exploro dos motivos más plausibles a mi modo de ver: que las FAN apelan a su “ADN” de la soberanía del territorio, y que el gobierno de Maduro busca algún tipo de comunicación con el gobierno de Duque, para abordar un problema de los dos países como es la presencia de grupos armados

Displaced Venezuelans from La Victoria, Apure state, camp as they take refuge in Arauquita, Arauca department, Colombia, on March 26, 2021. - Almost 4,000 people -mostly Venezuelans- have arrived in the bordering municipality of Arauquita, northeast Colombia, between Sunday and Thursday displaced by combats between Venezuelan military men and a Colombian armed group. (Photo by Vanessa JIMENEZ / AFP)

Caracas.- La operación militar de las FAN en Apure que comenzó el día 21-3-21, entró en la etapa de la “batalla informativa”. ¿Cuál versión de los hechos triunfará en la opinión pública? Quienes favorecen la postura oficial, destacan el regreso a la “normalidad” en La Victoria. Quienes se oponen, resaltan que hay 5000 desplazados de esa localidad que llegaron a Colombia, cantidad de personas que no podrán ser mantenidas en el tiempo en el vecino país.

En el análisis político, también las explicaciones se disputan. Al menos en el mundo opositor, la versión más aceptada es la que indica que la acción de las FAN es para proteger a las FARC-Márquez y al ELN que son amigos del gobierno, frente a grupos insurgentes algunos también de las FARC –“las tres FARC”- que reconfiguran el esquema “de los negocios” entre los grupos ilegales aceptados por el gobierno y estructuras del Estado corrompidas. No descarto esta explicación clásica -la longevidad del chavismo en el poder se explica por su “maldad”, la represión, y “los negocios”- pero aquí desarrollo dos motivos a mi modo de ver más potentes, que explican la acción de las FAN en el estado llanero. 

El primer motivo, es que el cambio en la política del gobierno de “tolerancia” a “tolerancia cero” hacia grupos insurgentes puede tener una de sus causas en demandas dentro de las FAN para atacar a esos grupos, porque no hacerlo pondría a la institución a pensar ¿cuál es nuestra naturaleza como fuerza, como organización militar? Especialmente para las FAN de Venezuela, que su génesis y su identidad es el territorio que “legaron los Libertadores”.

Por eso el discurso de la “soberanía” es tan caro a los militares de Venezuela: es el origen de las FAN, su partida de nacimiento, y menos el lugar común que se lee desde el mundo civil “que las FAN nacieron cuando Castro comenzó la modernización del ejército y con Gómez se abrió la Academia Militar en 1910; por eso es una contradicción hablar de Ejército de Venezuela, forjador de libertades, porque nació en una dictadura”. Para las FAN, su nacimiento se logró en un territorio donde se luchó por la Independencia, no por la existencia de una academia militar durante la Colonia o la inaugurada por Gómez.

Si es así, posiblemente las FAN comenzaron a mostrar señales de desagrado con la política de tolerancia a grupos violentos que viene desde Chávez ¿Cuándo habrán sido las primeras señales, si es así? Habrá que determinarlo, pero el día 4-11-18 se atribuyó a “paramilitares” -la oposición lo atribuyó al ELN- el ataque a fuerza militares del país con saldo de 3 fallecidos y 12 heridos. Ya en ese entonces, Padrino López habló de “la expulsión de todo grupo armado que opere en territorio venezolano”. Se recuerda que en septiembre de 2020, se reportó un enfrentamiento en Apure entre las FAN y ELN-FARC con un resultado de 4 bajas militares venezolanos y 15 insurgentes. En ese entonces, medios informaron que la operación buscó capturar a “Ferley” del Frente Décimo que es parte del bloque de las FARC de Gentil Duarte, figura que volvió a aparecer ahora en los hechos en La Victoria.

Quizás lo que motive es que los militares sienten sus bajas. Por ejemplo, el mayor que murió en Apure fue por pisar una mina. Hasta el momento, van 6 militares fallecidos y más de 10 heridos, con amputaciones producto de las famosas “IED” y las “Booby traps” de este tipo de conflictos, como dejan ver las fotos de los artefactos publicadas por la periodista de Telesur, Madelein García, quien escribió una serie en Twitter el día 2-4-21 desde el lugar de las operaciones. Junto a esto, posiblemente la institución percibe que las insurgencias tocan a ciertas personas de la estructura militar. A título de ejemplo, en 2019 fue detenido en Apure un jefe de las FARC, “Lucas”. Se le acusó de robar un parque de armas en la zona y un mayor fue detenido. En septiembre de 2020, medios señalaron que la detención de un general jefe de la ZODI Zulia a quien se acusó de estar vinculado al narcotráfico, realmente fue porque combatió a las FARC y al ELN. Posiblemente la institución reacciona a estos posibles vínculos de militares con grupos irregulares. 

No es descabellado suponer, entonces, que las FAN le hayan dicho a Maduro -y lo hacen ahora porque se sienten capaces y tienen ganas de luchar- “ya es hora de darle un parao a la presencia de estos grupos en suelo nacional”.

Puede ocurrir una metamorfosis en la institución: el tradicional nacionalismo-desarrollismo de las FAN mutó a un discurso socialista con Chávez, pero que hoy es autónomo porque la estructura militar se siente poderosa, fuerte, con “elevada moral”, y es capaz de, dentro de ese discurso socialista, mutarlo nuevamente al nacionalismo-desarrollismo que define su identidad. Si lo anterior tiene base, es importante porque significa que las FAN dentro de un discurso socialista, vuelven a su “ideología militar” propiamente.

Hay que recordar el tránsito de la institución: de 1999 a 2004 más o menos, las FAN se movieron en las coordenadas de Puntofijo. A partir de esa fecha, comenzó a construirse la “ideología socialista” para la institución que tuvo en la Independencia y la energía -el petróleo- como sus ejes. Comenzaron los cambios estructurales definidos en la “Tarea Libertad” y el “Plan Sucre” de 2004. Chávez echó las bases ideológicas, doctrinarias, y organizacionales de las FAN. A Maduro le tocó ponerlas en la práctica, y le otorgó autonomía a la organización. Si algo caracteriza a su gobierno son las maniobras militares que se hacen desde 2013; desde las primeras en mayo de 2013 en La Orchila hasta las recientes de marzo “Escudo Bolivariano”; también fuera de Venezuela, desde las Bastión en Cuba en noviembre de 2013 al “Biatlón de Tanques” en Rusia en agosto de 2019.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Son 8 años continuos de maniobras, y mi hipótesis es que este entrenamiento permanente pudo despertar en las FAN su sentido de grupo en sí y para sí en sus valores tradicionales que la ideología socialista opacó. En sencillo, las FAN regresan a su “ADN” de ver a Colombia y a Guyana como enemigos y a grupos armados como subversivos, y lo comunican a Maduro. Padrino hace de equilibrista entre las demandas ideológicas del gobierno hacia las FARC y las demandas de identidad de la institución contra las FARC, que emergieron en las FAN porque la autonomía de la que gozan con Maduro las llevó a percibir que son fuertes, poderosas, y esenciales.

El segundo motivo, el gobierno percibe que su “política de tolerancia” a grupos violentos -sea porque son afines en el campo ideológico, por “negocios”, o por evitar un conflicto y mantener una “paz del miedo” de estos grupos en poblaciones de la frontera, pero no combatirlos para evitar una guerra- llegó a su fin. Principalmente, porque percibe que esa política hoy lo desestabiliza adentro -si se concreta una “cabeza de playa subversiva”- y afuera, con el “casus belli” del gobierno como “amenaza a la seguridad de la región”, reiterado en días recientes por Faller, jefe del Comando Sur de los EUA. Pareciera que el gobierno busca que la administración Duque tenga presencia en la frontera. Con una operación de este calibre, persigue que el gobierno de Colombia se mueva a la zona.

Lo que el gobierno de Maduro puede querer con esta estrategia (si existe) son dos cosas. Una, lograr algún nivel de comunicación con el gobierno de Duque. En su recuento de los hechos del día 27-3-21, Padrino López comentó las veces que ha intentado comunicarse con el gobierno de Colombia, sin éxito.

Dos, algo más rebuscado y “maquiavélico” desde el punto de vista político. Que Colombia y Venezuela tengan una suerte de “Guerra Fría” para vigilarse mutuamente, y cada uno se cuide del otro. Una hábil y taimada maniobra política para obligar al gobierno de Duque a actuar en la frontera y a comunicarse con el gobierno de Maduro. Una estrategia para hacer de un problema insurgente que llegó a Venezuela un asunto también de Colombia, porque de ese país viene.

Lo anterior porque en portales cercanos al gobierno se ofrece una explicación de lo que pasa en Apure. Un portal en particular fue recomendado por el canciller Jorge Arreaza -del Instituto Samuel Robinson, artículo escrito por Franco Vielma- por eso las citas en extenso que hago. Lo valioso para comprender la lógica del gobierno es que el artículo del portal citado, fue escrito a principios de diciembre de 2020. Casi 4 meses de distancia con los hechos de hoy. Como afirmó Padrino López en su rueda de prensa del 27-3-21 -exclusivamente con periodistas del mundo oficial- el gobierno venía trabajando esta acción desde enero de 2021.

El autor explicó que la acción militar del gobierno en Apure es para evitar que en esos territorios se creen zonas tipo “tierra de nadie” o “zonas difusas”, controladas por paramilitares y carteles mexicanos de drogas.

Aquí está lo interesante. El portal señaló que las causas de esta situación de insurgencia son, por una parte, cómo los grupos ilegales colombianos se han reformulado con énfasis en la división del trabajo en materia de drogas y el incremento de grupos paramilitares, por acción de la política de Duque que es permisiva para estos grupos. Dice Vielma:

“Las amenazas más peligrosas para Venezuela no yacen precisamente por las guerrillas, sino por las estructuras narco paramilitarizadas que emergieron.  Los Rastrojos, Los Urabeños, el Ejercito Popular Antiterrorista de Colombia, las Autodefensas Gaitanistas, Los Paisas y Águilas Negras están diseminados en la geografía colombiana y en la frontera binacional, y ya es sabido para muchos factores de la seguridad colombiana que estos grupos forman parte de un engranaje criminal mucho más amplio, ante la presunción de que mafias como el Cartel de Sinaloa, en efecto, controlan trechos específicos del territorio colombiano mediante presencia para económica y también mediante un componente armado.

La ‘Zona difusa’ implica entonces el desplazamiento y extensión a la frontera social binacional de los teatros de operaciones en el marco de una guerra irregular, el desarrollo de un espacio difuso, un espacio donde las relaciones elementales de funcionamiento institucional quedan parcial o totalmente inhabilitadas y donde los grupos en disputa por el territorio imponen sus propias reglas”

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

El segundo factor que explica la situación en la frontera es el deterioro de la relación Caracas-Bogotá. Explica el artículo:

“Más allá de la diatriba política binacional, el cese de relaciones supone un cese de las relaciones interinstitucionales que ya venían sufriendo un claro deterioro en medio de la diatriba generada por los gobiernos del presidente venezolano Nicolás Maduro y su par Juan Manuel Santos. En efecto, la ausencia de interlocución política, la ausencia de mecanismos de colaboración intergubernamental, la ausencia de políticas de control y gestión interinstitucional de la frontera ha permitido la formulación de un clima ideal para la aceleración de delitos y fenómenos que degradan la ley y la seguridad estratégica para ambos países, pero con mayor énfasis para Venezuela”.

Que no haya relación entre los dos países, es un “factor acelerante” para que esta realidad “difusa” llegue a Venezuela. Añade el autor:

“La irradiación del conflicto colombiano implicaría el desplazamiento a la frontera y también al territorio venezolano por vía de la ‘frontera social’, de un conjunto de complejidades, guerrillas, paramilitares, narcotráfico y refugiados colombianos. Ante esta realidad, el cese de las relaciones binacionales solo acentúa la conformación de un corredor de inestabilidad y la profundización del riesgo en materia de seguridad estratégica. El agotamiento de las formas institucionales para el seguimiento y aplicación de los acuerdos en materia de seguridad y acorde a lo refrendado por ambos países en las convenciones internacionales, a causa de la pérdida de las relaciones interinstitucionales y cese de relaciones entre gobiernos es, en efecto, un factor acelerante de los riesgos y, sobre este ítem, Colombia tiene perfecto conocimiento de dicho saldo, lo cual deja clara su intencionalidad”.

Lo valioso es que este artículo comunica que se echa de menos esa relación bilateral y responsabiliza a Colombia del abandono, que es intencional. El gobierno de Maduro puede hablar a través del artículo en este punto: quiere que regrese la relación bilateral.

Actuó, entonces, no tanto por los “negocios” o para “proteger a las FARC-Márquez”, actuó más por la Razón de Estado. Evaluó una amenaza inminente de legitimar en suelo nacional una especie de “zona libre” que puede más adelante ser un problema para el gobierno, porque se le acusará -ya se hace- de cuidar a narcotraficantes o porque esa “zona difusa” será el espacio para promover algún grupo armado contra el gobierno. Respondió bajo la lógica de la Razón de Estado para no permitir una situación que más adelante pesará en la estabilidad y permanencia del gobierno.

Que el gobierno actúe para preservar su poder y no permitir una “tierra de nadie” que puede ser para promover movimientos armados en su contra, no es nuevo; pero que portales cercanos al oficialismo dejen ver la necesidad que se restablezca una comunicación Caracas-Bogotá para tratar este tema, es una novedad porque no se pensaría es un objetivo del gobierno dada su intensidad verbal contra Duque, aunque la comunicación con el vecino país siempre ha sido un objetivo de Maduro. La prueba política estará en ver si ese canal de comunicación entre dos gobiernos que se detestan a muerte, se dará.

En lo militar, la reputación del alto mando se juega en este conflicto. Puede abrir una caja de Pandora si la guerra se extiende o si las FAN salen derrotadas de Apure. La política deberá decidir hasta dónde se llega con estas operaciones, dónde se entra pero no se sale tan fácil o como se quiere. Bosquejo tres opciones para este momento.

Por el tipo de conflicto que es irregular -caracterizado por la lucha entre fuerzas del Estado y no estatales por la legitimidad e influencia sobre una población, según el Diccionario de Términos Militares de las FF.AA de los EUA, edición 2009- me temo que las operaciones serán permanentes en esa región. Ya lo son. Tal vez por eso el deseo del gobierno de Maduro que Colombia tenga presencia militar en esa parte de la frontera noreste.

La segunda es la derrota de los grupos insurgentes. Finalmente, una lógica similar a la de la Guerra del Golfo (1990-1991): empujar a los insurgentes dentro de un espacio y contenerlos allí, sin “tolerancia” como fue la política hasta ahora, pero también puede ser regresar a un status quo previo: el Estado “se hace el loco” ante la presencia de grupos irregulares. No parece el caso. 

Quizás por lo anterior Colombia observa. No solo para prevenir un conflicto entre los dos países -tampoco Venezuela lo busca- sino ver realmente la competencia de la estructura militar venezolana, poderosa en equipos pero eso no es suficiente para medir la idoneidad de unas FAN. 

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.




Artículos relacionados

Destacados

Caracas.- La vicepresidente Ejecutiva de Venezuela, Delcy Rodríguez dijo este viernes en un mensaje en su cuenta Twitter que Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta de...

Destacados

El Gobierno de Maduro identifica a los a los grupos con los que se enfrenta como Grupos Irregulares Armados Terroristas Narcotraficantes

Sucesos

En el hecho participó Luis Chávez,, alias Luis Rasguño, imputado como cómplice necesario, quien se encuentra en fuga

Destacados

El alto funcionario condenó que medios de comunicación naccionales e internacionales se hagan eco de informaciones falsas